Los empresarios asiáticos se encaprichan del fútbol español

stop

La entrada de capital chino en el Atlético dibuja el cambio de tendencia en el mapa de las ligas europeas

Jianlin, Lim y Sakamoto, con algunos de los patrocinios asiáticos en la Liga | Diario Gol

20 de enero de 2015 (00:00 CET)

La entrada del empresario chino Wang Jianlin en el accionariado del Atlético confirma el nuevo dibujo mundial del poder económico. Asia gana terreno en la gestión y el patrocinio deportivo y el fútbol español es una de las vías de entradas del capital oriental. China, Singapur, Japón, Azerbaiyán, Malasia y, en Oriente Próximo, Catar y los Emiratos Árabes Unidos, ya forman parte del día a día en la Liga de Fútbol Profesional (LFP).

La llegada de Jianlin al Atlético a cambio de más de 40 millones de euros por el 20% de las acciones es un capricho personal. También lo es el del multimillonario singapurense Peter Lim, seducido por un Valencia necesitado de dinero. El empresario ha adquirido el 70% del club esta temporada a cambio de 94 millones de euros más la deuda. El japonés Keisuke Sakamoto se convirtió en máximo accionista del CE Sabadell, club de Segunda División, en el curso 2012-13, y tres años después ha puesto la entidad a la venta para afrontar los pagos con Hacienda.

El caso de la LFP

Los casos de Atlético, Valencia (los dos clubes más importantes de España después de Barça y Madrid) y Sabadell demuestran el cambio de eje de la economía global. Asia, de hecho, dominó el patrocinio deportivo mundial en 2014 con el 39% del total (2.300 millones de euros) por delante, incluso, de la aportación de Oriente Medio (2.160 millones y el 37%).

En la Liga, Real Sociedad y Rayo están patrocinados por una empresa china; los jugadores del Eibar lucieron una marca oriental en las camisetas con motivo del enfrentamiento ante el Madrid; el Valencia tuvo un acuerdo con una energética china; otra empresa china da nombre al estadio del Espanyol; la LFP busca la expansión de la Liga haciendo especial hincapié en el mismo país; Malasia patrocina al Sevilla, y el Atlético luce Azerbaijan en el pecho. Acuerdos todos inimaginables hace apenas unos años.

Talonario e intereses comerciales

Los magnates rusos (Chelsea —todavía en la pelea—, Mónaco) y los jeques árabes tuvieron su momento de auge, pero han cedido terreno a los millonarios asiáticos. El Málaga, en manos del catarí Abdullah al Thani desde 2010, es el vivo reflejo de este cambio, si bien es cierto que los Sheik mantienen el control de diversos clubes que, también por capricho, se han empecinado en llevar a la cima de Europa a base de talonario. Véanse los ejemplos del Manchester City y del PSG. El Leeds, el Nottingham, el Arsenal y el 1860 Múnich también están en manos extranjeras.

Oriente Medio, no obstante, irrumpió en el deporte en general y el fútbol en particular con una campaña muy agresiva, en algunos casos con el objetivo de abrir su economía al mundo y lavar su imagen a través del fútbol. Países como Catar y Emiratos Árabes, después de comprar algunos clubes, han centrado los esfuerzos en el patrocinio de los grandes equipos (Barça y Madrid entre ellos) y mayores eventos deportivos, así como en la organización de los mismos. Es pronto para saber si China y sus vecinos seguirán el mismo camino.