Los duelistas

04 de septiembre de 2012 (12:18 CET)

Perdonen mis malas intenciones, es una verdadera alegría ver como arranca la liga con el Real Madrid apático y el Barça inseguro. Si se consolidan estas debilidades a lo mejor el campeonato recupera algo de encanto. Visto el inicio de la temporada puede que alguno tenga la sensación de que Madrid y Barça responden al mito de los duelistas, el relato de Conrad que cuenta la historia de dos enemigos viscerales, condenados a luchar a muerte a lo largo de los tiempos.

Incluso a los forofos más acérrimos de uno y otro club les tiene que aburrir ese estado de confrontación permanente que justifica por sí mismo todo el año, hasta el punto de que cualquier otro enfrentamiento pierde sentido e importancia.

Me encantaría que Madrid y Barça centraran todos sus esfuerzos en esa espiral de confrontaciones y que el resto de partidos fueran asunto menor, a lo mejor así podríamos disfrutar de los paseos por la cuerda floja del Cholo Simeone jaleando a Falcao, los dilemas Hamletianos de Bielsa, de los debuts fulgurantes de chicos menores de 20 años ante la falta de liquidez de la mayoría de los equipos. En ese contexto aceptaríamos que Madrid y Barça jugaran una vez al mes a las diez y media de la noche en partidos que sólo se dieran en canales de pago, incluso que se enfrentaran en una semifinal de infarto de la Champions, que los chinos y los japoneses paralizaran su actividad industrial con cada enfrentamiento y que se vendieran más camisetas blancas o blaugranas en las antípodas que en la península.

La felicidad no pasa por ganarlo todo, eso no tiene tanto mérito y a la larga genera frustraciones, sobre todo cuando "ganarlo todo" se reduce al cruce de turno. Los duelistas terminaban siendo personajes patéticos. Por lo tanto, bueno será que se prolongue la apatía de unos y que otros hagan aguas en defensa de vez en cuando. A lo mejor vale más una liga ganada por un solo punto que la obsesión de llegar al centenar de puntos y doblar al tercer clasificado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad