Los directivos, responsables de las salidas de tono de los futbolistas