Los directivos investigados del Barça se sienten traicionados por Hacienda

stop

Miembros de la junta azulgrana confiesan que alcanzaron un acuerdo con la Agencia Tributaria para dejar sus empresas al margen

Sandro Rosell (medio), rodeado por sus entonces vicepresidentes Bartomeu, Vilarrubí y Cardoner | FCB

19 de febrero de 2015 (00:00 CET)

Recelos en can Barça. Muchos directivos han salido salpicados por las constantes inspecciones de Hacienda a las que han sido sometidas sus empresas. Algunos de ellos, molestos, se sienten en una posición desfavorable con respecto a aquellos que no han sido expuestos al foco del fisco. Consideran que han sido perjudicados por la Delegación Especial de Hacienda. Al parecer, sellaron un pacto verbal de no agresión. "Si hacíamos las declaraciones complementarias no iniciarían inspecciones contra nuestras empresas", explica un directivo a Diario Gol.

El delegado territorial de la Agencia Tributaria en Barcelona, cuya sede de mando se encuentra en la Plaza Letamendi, condujo las negociaciones con una exinspectora de Hacienda en representación de los intereses de los miembros de la junta. Recomendó a los directivos que habían desgravado las inversiones para la campaña electoral que regularizasen su situación. Según cuentan, el delegado se comprometió a dejar tranquilas a sus empresas si accedían a realizar la declaración complementaria, reconocían el error y pagaban la multa. El pacto solo se aplicó a una parte de los directivos.

Hay directivos que llevan pagados unos 130.000 euros

En algunos casos, la sanción fue de 55.000 euros. Las aportaciones realizadas a la campaña electoral son dispares. Las cifras pagadas en 2010 oscilaron entre los 30.000 y los 50.000 euros. Además, en algunos casos se abonó una suma añadida, de unos 25.000 euros más, en otros conceptos. En el caso de los que pagaron más, contando la sanción tributaria, la suma asciende hasta unos 130.000 euros.

Éste es otro de los aspectos que más ha molestado en el seno de la directiva. El que, poco a poco, se haya ido descubriendo que algunos pagaron más que otros, cuando Rosell siempre insistió en que la campaña la pagaban entre todos, a partes iguales. Así lo ha transmitido uno de los afectados en declaraciones a este diario: "Se dijo que todos pagaríamos lo mismo, pero no ha sido así. Los que hemos hecho la complementaria hemos abonado el doble que otros".

La empresa de Rosell emitió facturas para desgravar los costes de la campaña

La Agencia Tributaria puso en marcha una oleada de investigaciones contra prácticamente la mitad de la actual junta directiva del club hace un año, tal y como reveló este diario. Los inspeccionados tenían una cosa en común: habían desgravado sus aportaciones a la campaña electoral de 2010 a través de sus empresas, tributando mediante el Impuesto de Sociedades. Las facturas las emitió la empresa de Sandro Rosell, Bonus Sport Marketing (BSM).

"Rosell nos propuso desgravar los costes de la campaña emitiendo una factura a través de su empresa y nosotros nos fiamos. Cometimos el error de no consultarlo con ningún fiscalista y, luego, hace cosa de un año, empezamos a recibir inspecciones", explica una fuente afectada.

Diferentes formas de pago

Solamente fueron investigados los directivos que habían desgravado la inversión realizada en la campaña. Hubo varios miembros de la junta que utilizaron otras fórmulas de pago. Este grupo, en el que se encuentran Jordi Cardoner, Jordi Moix, Javier Bordas y Ramón Cierco, entre otros, es el que se ha librado de las inspecciones tributarias.

Entre los que fueron sometidos a las inspecciones se encuentran el presidente, Josep María Bartomeu, Josep-Ramon Vidal Abarca, Ramon Pont o Manel Arroyo. Sus empresas todavía padecen el acoso de la Agencia Tributaria. Javier Faus y Carles Vilarrubí regularizaron sus empresas a tiempo y se libraron de las inspecciones.