Los diez vehículos más raros que usan los deportistas para acudir al entrenamiento

stop

Algunos profesionales dejan a un lado los coches de alta gama y se presentan en el trabajo de maneras muy peculiares

Maria Hernández

Eto'o, De Gea, Casillas y Reyes usaron medios de transporte peculiares para llegar a los entrenamientos de sus equipos
Eto'o, De Gea, Casillas y Reyes usaron medios de transporte peculiares para llegar a los entrenamientos de sus equipos

14 de abril de 2015 (00:00 CET)

Lo más común en el aparcamiento de las ciudades deportivas de cualquier equipo de Pirmera División son los Ferrari, Audi, Porsche o cochazos de esa índole. Algunos clubes tienen contratos con marcas automovilísticas, como Barça y Madrid con Audi. Aun así, no todos los deportistas utilizan coches "normales" para acudir a entrenar. A continuación, los diez medios de transporte más originales en los que algún deportista ha acudido a entrenar.

Samuel Eto'o: avión

Durante su etapa en el Anzhi de Majachkalá, Samuel Eto'o nadaba (más) en la opulencia. El delantero camerunés se instaló en Moscú, a casi 2000 kilómetros de Majachkalá, donde jugaba su equipo. Por razones de seguridad, muchos de los futbolistas del equipo vivían fuera de la convulsa zona del Daguestán, y recorrían largas distancias para llegar a su lugar de trabajo. El club, entonces presidido por el magnate Suleiman Kerimov, fichó a Eto'o como la estrella que era, y  le facilitó todas las comodidades. La más sonada fue el avión privado en el que Samuel iba y venía hasta Moscú todos los días.

Daniel Norris: caravana

De un extremo al otro. Daniel Norris, jugador del Toronto Blue Jays de la liga norteamericana de béisbol acude a los entrenamientos de su equipo a bordo de su propia casa. Norris vive en una caravana del modelo Volkswagen Westfalia que tiene una estética de lo más sesentera. En ella, Norris recorre cada día el camino que separa el campo de entrenamiento del párking del supermercado en el que aparca la caravana por las noches. El vehículo no sobrepasa los 92 kilómetros por hora.

Walter Pandiani: camión

Yo para ser feliz quiero un camión. Eso debió pensar Walter Pandiani cuando apareció en la ciudad deportiva del Espanyol con un Iveco Eurostar de color rojo brillante. La cabina iba decorada con su nombre, su apodo (Rifle), una bandera de Uruguay, el escudo del Espanyol, el del Peñarol -su club de origen en Montevideo- y el número 20, con el que juega en el club catalán. Pandiani se declara amante de los coches, y cuenta con una buena flota. Pero ninguno tan original como su cabina de camión.

Iker Casillas: metro

Ahora es una de las figuras más reconocidas e importantes del fútbol español, pero también tuvo sus inicios. En sus primeros años con el Real Madrid, Iker Casillas iba a entrenar en metro. La razón era muy sencilla: a los 16 años nadie puede conducir un coche, ni siquiera Casillas. Aquellos viajes en metro fueron recogidos por un reportaje del diario Marca, en el que se comparaba el suburbano de Casillas con los Ferrari de sus compañeros. Años después, Iker desveló que aquél reportaje le costó una broca tremenda de Fernando Hierro, en entonces capitán blanco.

Cristian Álvarez: metro y Smart

El portero del Rayo Vallecano se caracteriza por ser un futbolista alejado de estereotipos. Vive en el centro de Madrid, no le gusta la ropa de marca, ni los relojes caros ni los cochazos. Por ese motivo, su medio de transporte para llegar hasta Vallecas es el metro. Cristian también dispone de un coche, un pequeño Smart. "Lo tengo por comodidad. Quería un coche pequeño por vivir en un lugar de difícil acceso", explicó el meta al diario Marca.

David de Gea: el coche de su padre

Cuando militaba en el Atlético de Madrid, David de Gea no vivía en la capital, sino en Illescas (Toledo), de donde es natural. En sus comienzos, David no tenía carnet de conducir, ni ganas de mudarse a Madrid. ¿La solución? Su padre lo llevaba a entrenar cada día, y lo recogía después para volver a Illescas, a unos 50 kilómetros de Madrid.

Álvaro Arbeloa: coche de época

El madridista Álvaro Arbeloa es un futbolista peculiar: con estudios, amante de la cultura, y alejado de los saraos. Este verano consiguió distinguirse también por su coche, cuando apareció por la ciudad deportiva de Valdebebas con un vehículo muy peculiar. Se trata de un Morgan 3 Wheeler, inspirado en un modelo de 1910, y con sólo tres ruedas.

Valero Rivera: a pie

El actual seleccionador del equipo catarí de balonmano no es dado a conducir. Durante toda su etapa en el Barcelona, y esto son más de 30 años, Valero acudía a entrenar a pie. El ex seleccionador español no se sacó el carnet de conducir durante su carrera deportiva, y encontró una solución más cómoda y limpia: vivir al lado del trabajo y acudir dando un paseo. Un lujo al alcance de muy pocos.

Pedro Rodríguez: Renault Clío

No es que sea un medio de transporte raro, pero no está nada visto en el mundo del fútbol de élite. Durante sus años como jugador del Barça B, Pedro conducía un Renault Clío de lo más común. Eso le hacía ganarse las bromas de sus compañeros, que ya se habrían hecho con el cochazo correspondiente.

José Antonio Reyes: Mercedes SLR

Reyes ha declarado en muchas ocasiones que, lo primero que hizo al firmar su primer contrato como futbolista de primera fue comprarse un Ferrari. El sevillano es un gran aficionado a los coches de alta gama. Durante su época de jugador del Atlético, iba a entrenar al volante de este Mercedes SLR (ver fotomontaje). No es que sea raro que un futbolista tenga un Mercedes, pero llama la atención cómo se abren las puertas de este automóvil. No es muy práctico para aparcar en según qué sitios estrechos…