Los deportistas usan camisetas inteligentes para controlar su frecuencia cardíaca

stop

Una empresa española desarrolla una tecnología médica aplicada al ejercicio físico de alta competición

13 de diciembre de 2012 (19:31 CET)

La ropa inteligente ha llegado al mundo del deporte para intentar evitar tragedias como las de Antonio Puerta o Dani Jarque. La empresa española Nuubo ha creado unas prendas que registran el electrocardiograma (ECG) y otros parámetros biomédicos antes, durante y después de la práctica del ejercicio físico. Son varios los clubes y los profesionales de diferentes modalidades que ya las están utilizando en España, aunque solo se han publicado los casos del Mallorca (las usó en pretemporada) y del Athletic. Al tratarse de un tema médico, la confidencialidad impide revelar nombres o datos.

"El Madrid lo utilizó en el partido de veteranos ante el Bayern de Múnich", explica a Diario Gol el responsable de marketing de Nuubo. "Los hospitales y centros médicos son los clientes habituales, pero lo hemos utilizado en medicina deportiva en ámbitos como el fútbol, el baloncesto, el balonmano, el motociclismo, la vela (el equipo Telefónica en la Volvo Ocean Race), o el atletismo (media maratón de Behobía-San Sebastián)", prosigue la misma fuente.

La oposición de la FIFA y la UEFA

Este dispositivo consta de una camiseta interior de carácter compresivo, que lleva los electrodos incorporados en la zona del pecho, y un dispositivo que recibe la información. Aunque ha sido probada por diferentes equipos dentro del deporte profesional, su utilización, de momento, se reduce a los entrenamientos y partidos no oficiales.

En el caso del fútbol, el problema es el de siempre: las reticencias de la FIFA y la UEFA para implantar nuevas tecnologías. "Los futbolistas han probado y los están utilizando en entrenamientos porque la FIFA y la UEFA opinan que podrían dañar a los deportistas en las jugadas de contacto", explica el responsable de marketing.

Detección de patologías

Mientras, el producto se expande (empezó a comercializarse a mediados de 2012), y ya son varios entes deportivos a nivel mundial los que se han interesado en esta innovación médica. "Estamos en conversaciones con clubes, equipos del mundo del motoro con universidades de todo el mundo, entre otros", mantiene la fuente de Nuubo. También se han realizado casos de estudio en la primera división de México, en Italia (fútbol y voleibol) y en la National Football League de Estados Unidos.

"No se puede adquirir en la calle porque es un producto médico", comenta. Lo que sí revela es que con este producto se han detectado algunas patologías cardíacas en jugadores de balonmano, baloncesto y en motociclistas.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad