Los controles de dopaje en caballos se mantienen pese a los recortes del CSD

stop

La RFHE decide reducir su presencia en las competiciones para equilibrar las partidas presupuestarias

Salto de obstáculos

17 de octubre de 2012 (19:58 CET)

Los deportes con animales pueden tener una parte oscura: apuestas y dopaje. Conocidos son los casos de los caballos dopados en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Pekín 2008, por hablar de algunos ejemplos. En España, país bajo la lupa internacional por consumo de sustancias prohibidas, saben que la situación merece especial atención, sobre todo en tiempos de recortes. La Real Federación Española de Hípica (RFHE) sobrevive al tijeretazo del Consejo Superior de Deportes (CSD) recortando en participaciones en campeonatos. Ante todo, aseguran que prefieren mantener el honor y la limpieza del deporte. Los controles antidopaje en estos animales de competición han aumentado a pesar de la disminución de los ingresos por parte del Estado (ahora cifrados en 1,5 millones, y bajando; hace dos años, percibieron el máximo: 2 millones de euros). El presupuesto total de la RFHE supera los cinco millones.

La RFHE cuenta con unos 6.000 federados para el total de sus modalidades (desde la doma o el volteo hasta el salto de obstáculos pasando por el horseball o el reining). De ellos, unos 200 pasan por las pruebas antidopaje cada año (de orina y/o sangre), una cifra que va en aumento pese a los recortes del CSD. "Los recortes afectan a todo. Reducimos las competiciones pero mantenemos los controles", explica a Diario Gol una fuente de la federación.

Mantener la escasez de positivos

"Hacemos más controles, una media de 200 al año, que pueden llegar hasta los 290", aseguran desde el ente federativo. Sin embargo, solo el 1% da positivo (dos o tres ejemplares) y, casi siempre, por negligencias médicas. Es decir, por desconocimiento del dueño o por acortar los plazos entre el suministro de la medicación y la participación del equino en la prueba.

"Raras veces se produce un caso claro de dopaje voluntario", esgrime a este diario la misma fuente. Las sanciones, por cierto, son de entre tres y seis meses para el dueño (los animales carecen de legislación al respecto, por ahora), incluso superior según la gravedad del caso. "En 2012 ya se han realizado unos 160 controles, y todavía quedan cuatro o cinco pruebas hasta final de año", sentencia.

En busca de recursos propios

La RFHE cuenta con un presupuesto de entre 5,3 y 5,5 millones de euros en 2012. Hace dos años, llegó a poseer seis millones. Para 2013, el último tijeretazo del CSD obligará a la federación a tirar de recursos propios. Aproximadamente, el Estado ha aportado este año 1,5 millones de euros; el resto (unos cuatro millones), los ha percibido la RFHE a partir de la actividad, licencias, información y patrocinios propios. Como por ejemplo, los de Zaldi, Alkora, Caballería Toscana, Pavo, topiberian.com, ETSports y Roeckl Sports. Todos ellos relacionados con la equitación, transporte o alimentos para los animales.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad