Los clubes deportivos tendrán que hacer frente al Impuesto de Sociedades a partir de enero

stop

El poder legislativo asesta un nuevo golpe a las entidades modestas y sin ánimo de lucro, más vigiladas por Hacienda

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda del Estado español, en el Congreso de los Diputados | EFE

02 de diciembre de 2014 (22:07 CET)

Nuevo golpe a las entidades deportivas modestas. Este viernes, el Congreso de los Diputados aprobó la nueva Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto de Sociedades (IS). Una norma que entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2015 y que obliga a todas las entidades sin ánimo de lucro a presentar las cuentas ante Hacienda para revisar si tienen que pagar, o no, el IS.

"El marco legal de esta ley se amplía a todos los clubes deportivos que hasta ahora estaban exentos de declarar sus cuentas ante la Agencia Tributaria y a muchas otras entidades sin ánimo de lucro, como federaciones, fundaciones y asociaciones de vecinos", según explica un abogado especializado en la materia a Diario Gol.

El mismo letrado insiste en que "las entidades solamente tendrán la obligación legal de presentar las cuentas, no de pagar el Impuesto de Sociedades". Lo pagarían en el supuesto de que hayan llevado a cabo alguna actividad lucrativa. En ningún otro caso.

¿Cómo afecta a los ingresos de sponsoring?

El debate en el seno de las entidades deportivas está servido: ¿Qué pasa con los ingresos procedentes de los patrocinadores? El jurista consultado entiende que "salvo federaciones, fundaciones y entidades declaradas de utilidad pública, lo que ingresan las entidades sin ánimo de lucro no pueden considerarse patrocinios, sino publicidad".

Ello podría significar que los habituales ingresos de los clubes por sponsoring sí que estarían gravados por el Impuesto de Sociedades. Es decir, las entidades que no estén consideradas de utilidad pública tendrían que pagar el 25% de impuestos –la nueva ley rebaja el gravamen general del 30% al 25%– de sus ingresos lucrativos.

Sin embargo, es un tema interpretativo, más propio de un debate jurídico. Los clubes argumentarán que esos ingresos son imprescindibles para la actividad del club y que, por tanto, no tienen ánimo de lucro.

Problema burocrático y contable

En cualquier caso, el problema que se genera con la nueva ley es burocrático. Clubes con muy pocos medios tendrán que tirar de gestores o administradores para presentar sus cuentas ante la Agencia Tributaria. La dificultad será puramente contable, a la hora de separar los ingresos y gastos que estén exentos de impuestos de los que no lo estén.

Este cambio legislativo se desprende de la supresión del artículo 136.3 del texto normativo aún en vigor sobre el Impuesto de Sociedades, conocido bajo la denominación formal de Real Decreto Legislativo 4/2004, de 5 de marzo.

El citado artículo establecía un mínimo de ingresos de 100.000 euros anuales para tener que declarar las rentas exentas y no exentas del impuesto societario. Ese margen, que beneficiaba a las entidades modestas, ha desaparecido.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad