¿Los 'chupasangres' también van a por Leo Messi?

stop

El delantero del Barça se queja, con ironía, de ser el único jugador al que este lunes le hicieron control de sangre antidopaje

El mensaje, con fotografía, publicado por Leo Messi en Instagram contra el control de doping de la UEFA

08 de diciembre de 2014 (18:37 CET)

Leo Messi sigue apagando fuegos que salpican a su persona. Y lo cierto es que en las últimas semanas, no para. Esta vez, el astro argentino del Barça se ha quejado irónicamente del doble control antidopaje al que le ha sometido la UEFA este lunes por la mañana en la Ciutat Esportiva Joan Gamper como medida preventiva de cara al partido que se jugará este miércoles contra el PSG en el Camp Nou.

El mensaje de Messi, publicado en Instagram, he generado polémica: "Día de doping. De los 5 elegidos, Fui el único que hice orina y sangre.raro no..... ¿¿¿¿". Unas horas después, publicó un texto mucho más 'light' en su perfil de Facebook: "Hoy me tocó análisis de orina y sangre de la UEFA".

El control de sangre, poco frecuente

La UEFA, a través de la Agencia Española de Protección de la Salud por el Deporte (AETSAD), órgano del Consejo Superior de Deportes, hizo los preceptivos controles antidopaje a cinco jugadores del Barça: Andrés Iniesta, Ivan Rakitic, Jordi Alba, Claudio Bravo y el propio Messi. Mientras todos hicieron el control rutinario de orina, solamente Messi tuvo que hacer también el de sangre.

Los controles de sangre no se practican de forma habitual en futbolistas, entre otras cosas porque son mucho más caros y requieren un sistema más avanzado de análisis que los de orina. Normalmente se utilizan en competiciones donde el talento es secundario y el físico o la resistencia son lo más importante. El fútbol no sería un buen ejemplo de estos supuestos. Los deportes más mirados con lupa son el ciclismo y el atletismo.

Vigilado

Un médico especialista en dopaje consultado por Diario Gol hace algún tiempo, Ignacio Muro, dio la siguiente explicación: "El control sanguíneo es el más estricto y el más caro con diferencia. Solo se realiza en este tipo de deportes de resistencia como consecuencia de la importante utilización de dopaje. Usarlo para otras disciplinas no tiene sentido, no sale a cuenta por los elevados costes que implica".

Quizás, este razonamiento ayude a entender ligeramente el mosqueo de Messi, que se siente vigilado y controlado en todas las facetas que afectan a su vida. Ya sea por Hacienda, por la prensa de cualquier rama y rincón del mundo o, como ocurre ahora, por los denominados 'chupasangres'.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad