Los Boixos Nois mantienen su actividad violenta en los desplazamientos del Barça

stop

El grupo radical barcelonista, ausente en las gradas del Camp Nou, acude a los partidos del filial en el Miniestadi

Montaje con cuatro fotos de los Boixos Nois

03 de diciembre de 2014 (23:44 CET)

Los Boixos Nois, grupo ultra del FC Barcelona que fue desactivado por el expresidente Joan Laporta, mantienen su actividad violenta en los desplazamientos del equipo azulgrana. También han ganado presencia en el Miniestadi, en los partidos del Barça B, pero su notoriedad ha disminuido desde que fueron expulsados del Camp Nou en 2005.

El pasado domingo, conocidos hinchas violentos del Barça, identificados por la policía, se desplazaron a Valencia para presenciar el partido de Liga entre el equipo de Mestalla y el de Luis Enrique. La Cadena SER informó de que estos aficionados se abrazaron con el jefe de seguridad del Barça. Los Boixos Nois, no obstante, tuvieron una representación mínima en el estadio valencianista.

Peleas con aficionados del Barça

Los Boixos Nois suelen tener más fácil su presencia en otros estadios. En el campo del Levante, por ejemplo, es factible adquirir un paquete con varias entradas en las taquillas del club porque no suelen agotarse. El Villarreal también tiene una grada con capacidad para 2.000 espectadores destinada a las aficiones rivales.

El grupo ultra del Barça ha protagonizado algunos incidentes en los últimos años en sus desplazamientos. En ocasiones, las peleas han sido incluso con aficionados barcelonistas que les recriminaban su comportamiento.

Votaron a Laporta

El Miniestadi es, ahora, el escenario en el que los Boixos se sienten más cómodos. El pasado 15 de noviembre, aficionados radicales gritaron contra Laporta en el partido que el Barça B disputó contra el Numancia, de Segunda A. En las elecciones presidenciales de 2003, curiosamente, la mayoría de los Boixos votó por la candidatura de Laporta. Lluís Bassat, su máximo rival, es judío y una facción del grupo ultra azulgrana simpatiza con el nacionalsocialismo, por lo que mantuvo una actitud xenófoba respecto a este candidato.

Los Boixos, en cambio, no pueden entrar como colectivo en el Camp Nou. Algunos presencian los partidos del Barça desde el máximo anonimato, en gradas alejadas de su antigua ubicación. Otros forman parte de nuevos colectivos. "En el gol sur conviven varias peñas de animación. Algunas, como Nostra Ensenya, Grup Fidel y Supporters Puyol, se fundaron con antiguos Boixos Nois y, poco a poco, han ido reclutando gente nueva. Son los mismos de antes, pero con otros distintivos", asegura, a Diario Gol, el líder de una peña que prefiere ocultar su nombre por miedo a represalias. "Los incidentes ya no se producen en las gradas del Camp Nou, sino en los alrededores del estadio, donde se concentran skins y otras personas con estética agresiva", añade la misma fuente.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad