Los árbitros se quedan sordos

stop

La exposición al sonido de los silbatos, la afición y la música puede provocar problemas de audición

26 de febrero de 2013 (11:32 CET)

Los árbitros pueden tener problemas de audición por culpa de los silbatos. Los constantes pitidos que realizan en cada partido, unidos a la exposición a otros ruidos, pueden provocar en los colegiados sordera o problemas de oído, según el estudio Sports Officials Hearing Status: Whistle Use as a Factor Contributing Hearing, publicado en Journal of Occupational and Environmental Hygiene y dirigido por el doctor Nathan Williams.

Después de analizar a 321 árbitros de Michigan se ha llegado a la conclusión que los oídos "nunca descansan". Asimismo. el ruido de la afición y la música de los acontecimientos deportivos pueden suponer un empeoramiento de la situación auditiva de los réferis. Muchos árbitros terminan los partidos con pitidos o zumbidos que desaparecen con el paso de las horas.

El caso de la afición, también expuesta a muchos decibelios, es diferente por la distancia que mantienen con el árbitro y su silbato.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad