Los 10 jugadores mejor pagados de la Liga Endesa

stop

Los madridistas Rudy Fernández y Sergio Llull encabezan el ránking, seguidos por los barcelonistas Juan Carlos Navarro y Ante Tomic

Rudy Fernández, Sergio Rodríguez, Juan Carlos Navarro y Ante Tomic

27 de septiembre de 2015 (22:44 CET)

Rudy Fernández, el alero internacional del Real Madrid, es el jugador mejor pagado de la Liga Endesa de baloncesto. Cobra 2,7 millones de euros por temporada. En un segundo nivel está su compañero Sergio Llull, que cobra 2,5 millones. Los barcelonistas Juan Carlos Navarro y Ante Tomic comparten el tercer puesto del ránking con un salario de 2,2 millones de euros.

Rudy simboliza el cambio de poder en la Liga ACB. El alero tenía un acuerdo verbal con el ex presidente Sandro Rosell para fichar por el Barça en 2010, peor un año después se comprometió con el Real Madrid. Abandonó la NBA y regresó a Europa para liderar a un equipo con muchas urgencias que ha disputado las últimas tres finales de la Euroliga. Perdió las dos primeras y ganó la última.

Llull rechazó la NBA

Llull es el segundo jugador mejor pagado del Real Madrid tras renovar, recientemente, su contrato. El escolta balear renunció a la NBA, rompió su acuerdo verbal con los Houston Rockets y prorrogó su contrato con el club que preside Florentino Pérez hasta 2021.

Navarro y Tomic son los jugadores mejor pagados del Barça. El salario del escolta encoge un poco cada año y el pívot croata renovó su contrato por tres temporadas tras asumir el club una importante mejora.

Sergio Rodríguez y Doellman

El quinto jugador mejor pagado de la ACB es Sergio Rodríguez, que cobra 2 millones de euros por temporada. Justin Doellman, ala-pívot del Barça, percibe 1,8 millones y Gustavo Ayón, pívot mexicano del Real Madrid, gana 1,6 millones anuales.

Nocioni (Real Madrid), Oleson (Barcelona) y Fran Vázquez (Málaga) completan el TOP-10 con unas fichas de 1,5, 1,3 y 1 millón, respectivamente.

Top 10 jugadores mejor pagados de la ACB 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad