Llorente abandona el entrenamiento tras discutir con Bielsa

stop

El delantero del Athletic, señalado por el técnico como uno de los culpables de las dos finales perdidas la pasada temporada, pidió ser traspasado en verano

Bielsa y Llorente discuten durante un entrenamiento / EFE

01 de octubre de 2012 (17:18 CET)

Fernando Llorente, delantero internacional del Athletic, abandonó este lunes el entrenamiento del equipo tras discutir con su entrenador, Marcelo Bielsa. El técnico argentino había detenido un partido de entrenamiento entre jugadores del primer equipo y del filial, recriminando la actitud del jugador riojano.

El incidente confirma que el Athletic vive tiempos de zozobra y que las relaciones entre Bielsa y Llorente se han deteriorado mucho en los últimos meses. El técnico, enfrentado con la directiva tras criticar el estado de unas obras en Lezama, ya no tiene buena sintonía con muchos jugadores y la afición cuestiona sus métodos; el delantero, que el pasado verano expresó su voluntad de abandonar el club cuando acabe su contrato el 30 de junio de 2012, sigue sin resolver su futuro profesional.

Europa League y Copa del Rey

Los actuales problemas del Athletic comenzaron a finales de la pasada temporada cuando el equipo perdió las finales de la Europa League y la Copa del Rey contra el Atlético y el Barça. En ambos partidos, el grupo rojiblanco sufrió un duro correctivo. Bielsa, molesto con el rendimiento de sus jugadores, canalizó su malestar en Javi Martínez y Fernando Llorente, los dos referentes del Athletic. Les culpó de la derrota con palabras subidas de tono.

Javi Martínez y Llorente no asimilaron bien la regañina de Bielsa y ambos expresaron a Josu Urrutia, presidente del Athletic, su voluntad de abandonar el club. Urrutia no accedió a sus peticiones y condicionó su salida de la entidad al pago de sus cláusulas de rescisión y a una declaración pública en la que ambos reiteraran su propósito de irse.

La oferta de la Juventus

Llorente esperaba que el Athletic le traspasara a la Juventus, pero el club rojiblanco no aceptó los 18 millones de euros que ofrecieron los italianos (su cláusula es de 36 millones) y las tensiones, lejos de calmarse, parecen subir de tono. El Bayern, en cambio, sí abonó los 40 millones de euros de la cláusula de rescisión de Javi Martínez.

En plena crisis, Bielsa aseguró, hace un mes y medio, que abandonaría el club si él fuera el auténtico problema. Entonces, la directiva calló y no movió pieza. Ahora todos esperan una solución inmediata al conflicto.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad