Lío de faldas con James Rodríguez 

stop

Daniela Ospina sale a la palestra

El lío que enfrenta a James Rodríguez con Daniela Ospina en Madrid

08 de septiembre de 2016 (12:06 CET)

Punto y aparte. Tras el movidito verano que ha perseguido a James Rodríguez, tanto dentro del terreno de juego como fuera, el colombiano quiere dar un giro a su vida. El crack sudamericano sabe que ha sido cuestionado no solo en el aspecto futbolístico, sino también en el sentimental. Y es que el centrocampista blanco no está pasando por su mejor etapa, por lo que quiere marcar un punto y aparte.

Desde que regresó de sus vacaciones estivales, la actitud de James en el club blanco ha cambiado radicalmente. El astro colombiano ha dejado atrás las quejas y el victimismo, por lo que lucha al 100% para ganarse la confianza de Zinedine Zidane. Rodríguez sabe que será una tarea difícil, pero sin embargo, no tira la toalla.

Su relación amorosa, también criticada

En esta complicada etapa por la que atraviesa el futbolista, hay una pieza clave que apoya y anima al crack: Daniela Ospina. La mujer del jugador ha sido el pilar fundamental del sudamericano en los últimos años. La pareja aterrizó en la capital española de la mano y así se ha mantenido año tras año. Sin embargo, la pasada temporada, Daniela se marchó unos meses a Colombia para participar en un reallity show y dejó en Madrid a su esposo. Coincidencia o no, durante esta etapa, James tuvo sus meses de mayor declive con polémicas policiales y otros rumores que lo persiguieron.

Aun así, la cosa no quedó allí. Los chismes relacionados con una posible crisis matrimonial entre la pareja han perseguido a los colombianos en las últimas semanas. Sin embargo, ahora Ospina ha salido a la palestra para desmentir todos estos rumores y mostrar en público el apoyo a su marido. Daniela y la hija de ambos, Salomé, ya se encuentran en su casa de Madrid esperando el regreso de James. El centrocampista blanco viajó con su selección nacional para jugar los partidos de clasificación para el Mundial de Rusia de 2018. La familia feliz sigue en pie.