Las tenistas españolas se rebelan contra Escañuela

stop

Las principales jugadoras, Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez rompen relaciones con el actual presidente de la RFET

Jugadoras españolas que firmaron un manifiesto contra Escañuela, presidente de la RFET, en Barcelona / EFE

12 de diciembre de 2012 (19:24 CET)

El tenis español está muy convulsionado. Un mes después de que la Real Federación Española de Tenis (RFET) convocara elecciones mientras todos los dirigentes territoriales volaban a Praga para presenciar la final de la Copa Davis, las principales jugadoras han firmado un manifiesto contra la gestión de José Luis Escañuela, presidente de la RFET. Denuncian que Escañuela ha incumplido los acuerdos que ambas partes firmaron hace dos años para asegurar que el tenis femenino español siguiera siendo competitivo.

Carla Suárez, Garbiñe Muruguruza, María José Martínez, Silvia Soler, Estrella Cabeza, Nuria Llagostera, Arantxa Parra, Lourdes Domínguez y Laura Pous han firmado una carta en la que anuncian su decisión de "romper relaciones a nivel personal y profesional" con Escañuela. Su iniciativa es compartida por Arantxa Sánchez Vicario, actual capitana del equipo español de la Copa Federación, y la ex jugadora Conchita Martínez.

Las únicas tenistas de renombre en activo que no han apoyado el comunicado son Anabel Medina, Lara Arruabarrena y Tita Torró.

Sólo dos reuniones

"Las reuniones que mantuvimos hace dos años con el presidente para expresarle nuestra preocupación por la situación del tenis femenino acabaron con un acuerdo firmado en el Consejo Superior de Deportes (CSD). De todo aquello que firmamos no se ha cumplido nada", ha denunciado Nuria Llagostera.

Hace dos años, la RFET se comprometió a crear un Consejo Asesor del Tenis Femenino que debía impulsar el Plan de Tenis Femenino Nacional con un presupuesto anual mínimo de 200.000 euros. Las jugadoras critican que sólo hubo dos reuniones en abril de 2011 durante su fase de creación y aseguran que se encuentran en una situación límite tras la cancelación de las dos últimas ediciones del Master Nacional Femenino, la suspensión del WTA de Marbella en 2012, la compra de los derechos del WTA Barcelona Ladies Open por una empresa austriaca y la desaparición de 16 torneos ITF.

Amenazaron con no jugar la Copa Federación

Hace dos años, en el inicio de la actual crisis, las jugadoras amenazaron con no jugar la Copa Federación, equivalente a la Copa Davis masculina. Ahora, las deportistas no se plantean medidas tan drásticas, pero quieren que la gente sepa que "hay un acuerdo por escrito y firmado que no se ha cumplido". Asimismo, se han posicionado en contra de que Escañuela sea reelegido presidente de la RFET el próximo 19 de enero.

"Las elecciones están a la vuelta de la esquina y con esto no vamos a influir en ellas ni mucho menos, ni tampoco vamos a apoyar a ninguna candidatura, pero si pudiéramos hacer algo para que Escañuela no siga el año que viene, lo haríamos", ha comentado, indignada, Carla Suárez. "No pedimos cosas anormales, sino un proyecto totalmente necesario para las jugadoras de base", ha añadido la tenista canaria.

María José Martínez también se mostró muy crítica: "La Federación gana mucho dinero con la Copa Davis, pero no se invierte en lo que se tiene que invertir, que es en la base. Nosotros no estamos aquí por nosotras, sino por la gente que viene detrás, que cada vez es menos".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad