Las televisiones españolas se niegan a pagar los 15 millones que la FIFA pide por la Copa Confederaciones

stop

Los derechos del Mundial de 2014  tampoco se han vendido en España tras las pérdidas de Sogecable y Mediaset en los últimos eventos

Los jugadores de la selección española celebran su victoria en el Mundial de 2010 / Archivo

02 de enero de 2013 (15:59 CET)

La selección española de fútbol, actual campeona de Europa y del mundo, no es rentable para las televisiones de nuestro país. Ningún operador está disputo a pagar los 15 millones de euros que pide la FIFA por los derechos de la Copa Confederaciones que se celebrará del 15 al 30 de junio de 2013 en Brasil. Tampoco se han vendido en España los derechos de televisión para el Mundial de 2014 que también se disputará en el país suramericano.

El fútbol ha dejado de ser el gran negocio de las televisiones en España. El impacto favorable en las audiencias no se corresponde con los elevados costes por la actual crisis del sector publicitario y TVE, Telecinco y Antena 3 han presentado ofertas muy inferiores a los 15 millones que pide la FIFA. El máximo organismo internacional, curiosamente, ya ha vendido los derechos de la Copa Confederaciones en alguna de sus cuatro modalidades (televisión, radio, internet y telefonía móvil) a 189 países. España no figura entre ellos.

Inversiones deficitarias

Los últimos precedentes explican las reticencias de las cadenas españolas. El Mundial de Suráfrica (2010) tuvo un coste de 90 millones de euros para Sogecable (abonó 70 millones a la FIFA e invirtió otros 20 en cubrir el evento) y Mediaset (Telecinco) pagó 60 millones de euros por los derechos de la Eurocopa de Polonia y Ucrania. El retorno publicitario del último evento internacional, según fuentes de Telecinco, apenas cubrió el 50% de la inversión.

El pasado 12 de octubre, el partido entre Bielorrusia y España, de clasificación para la fase final del Mundial, no fue retransmitido por ninguna cadena de televisión. La productora alemana Sportfive, que tenía los derechos, exigió tres millones de euros, cantidad que finalmente rebajó hasta 800.000 euros. TVE, Telecinco y Antena 3 se negaron a pagar más de 500.000 euros y, por primera vez desde 1983 (Malta-España), no se retransmitó en directo un encuentro de la selección. Las radios también se negaron a abonar los 25.000 euros que pedía Sportfive y narraron el partido desde el hotel de Minsk.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad