Las piscinas del CAR están ocupadas para la medallista olímpica Anna Tarrés

stop

La exseleccionadora acusa a la Federación Española de Natación de oponerse a su presencia y de poner "excusas"

La exseleccionadora de sincronizada Anna Tarrés, con su libro | Víctor Malo

22 de octubre de 2014 (23:35 CET)

La laureada seleccionadora de natación sincronizada Anna Tarrés ha solicitado el uso de alguna de las piscinas del Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat del Vallès, pero no ha tenido éxito. La entrenadora que lideró a la selección española hasta lo más alto señala a un solo culpable: Fernando Carpena. El presidente de la Federación Española de Natación (RFEN) mantiene una fuerte enemistad con Tarrés.

La entrenadora, con un total de 52 medallas en su palmarés –cuatro de ellas olímpicas–, ha explicado en declaraciones a Diario Gol que la RFEN es quien ha vetado su entrada en Sant Cugat a través de una carta del CAR en respuesta a su solicitud. "Nos comunicaron que no había ninguna piscina disponible y que la RFEN se oponía a que nos dejasen entrenar allí, pero es una excusa ya que en el CAR hay un total de cinco piscinas. La realidad es que no me quieren allí", argumenta Tarrés.

Otras selecciones han alquilado las piscinas del recinto

La versión oficial es bien distinta. Fuentes de la Generalitat de Catalunya alegan impedimentos logísticos: "La piscina está ocupada". "Los equipos nacionales de natación, waterpolo –masculino y femenino– y sincronizada ocupan a diario las instalaciones del CAR. Además, la solicitud de Tarrés coincidía con las horas punta, de manera que ha sido del todo imposible", comunican a este diario.

El CAR tiene cinco piscinas, tras la última ampliación del recinto, que costó más de seis millones de euros. Una inversión, por otra parte, que la Generalitat intenta recuperar a base de explotar el equipamiento. El alquiler de las propiedades a selecciones extranjeras –como anteriormente han hecho Inglaterra, Costa Rica o Australia– es un recurso más para conseguir liquidez.

Iban a pagar 7.000 euros

El motivo económico, precisamente, es otro de los que alega Tarrés para argumentar que no entiende la decisión tomada: "Lo pedí porque me conocen y porque son unas instalaciones fantásticas, las mejores de Europa. Además necesitan clientes para tirar adelante después de una elevada inversión en el nuevo módulo".

El equipo francés, al que asesora ahora Tarrés, cuenta con nueve nadadoras y dos entrenadoras que hubiesen pagado 90 euros diarios por persona durante una semana por utilizar las instalaciones. Venían a ser unos 7.000 euros que, según se han desarrollado los acontecimientos, alguien ha considerado que no eran necesarios. Parte de ese dinero ha ido a parar finalmente a las piscinas municipales de L'Hospitalet de Llobregat que "también son fantásticas", en palabras de Tarrés.

"Francia no es un rival directo de España en sincronizada"

"Puedo entender que se niegue la entrada a Ucrania, porque es un rival directo del equipo español, pero no a Francia, que todavía no puede competir con la selección española", concreta Tarrés antes de sentenciar: "Ha sido una desagradable sorpresa". Para evadirse de la polémica, la catalana llevó a sus pupilas francesas a la sala The Hall a ver el espectáculo 'Cabaret' para coger ideas de cara a nuevas coreografías.

El Consejo Superior de Deportes paga al CAR para que las federaciones nacionales entrenen en las instalaciones. Así, sustenta los programas de alto rendimiento. Esta es la principal fuente de ingresos en Sant Cugat, según fuentes oficiales. Si bien el desembolso de las selecciones extranjeras es considerable, la economía del Centro de Alto Rendimiento no depende de ello para sobrevivir y se puede permitir el rechazo, si no se ajusta a las necesidades.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad