Las mujeres de los compañeros de Iker Casillas evitan a Sara Carbonero

stop

La asignatura pendiente de la periodista en Oporto

Sara Carbonero tiene un lío en Oporto (ojo con Iker casillas) | EFE

30 de septiembre de 2016 (19:30 CET)

Suscita interés. Sara Carbonero difícilmente pasa desapercibida. La periodista deportiva siempre ha estado en el punto de mira, puesto que desde que dio el salto a la pequeña pantalla ha ido a más. Por su trabajo, por su belleza y por su relación con Iker Casillas, los pasos de la comunicadora siempre han estado mirados con lupa. 

En una prueba de amor hacia Iker, Carbonero dejó toda su vida en Madrid para trasladarse a Oporto con Casillas. La pareja cada vez está más consolidada y, en apenas tres años, han conformado una de las familias más idílicas del foco mediático español. Casados y con dos pequeños en casa, Sara pasa su segunda temporada en Portugal. Aun así, parece que en las relaciones fuera del matrimonio no todo es tan idílico como parece. La periodista mantiene sus firmes amistades españolas, de las que en numerosas ocasiones recibe visitas, tal y como publica la esposa del portero en su cuenta oficial de Instagram.

La asignatura pendiente

Sin embargo, una fuente interna del vestuario del Oporto desvela a Diario Gol que la relación de Carbonero con el núcleo de WAGs del club luso no es de lo más estrecha. Iker está lejos de ser uno de los pesos pesados del vestuario, tal como lo era en el Real Madrid, y la vinculación con la mayoría de sus compañeros es simplemente laboral. Casillas entró de la mano de Julen Lopetegui, que le consiguió un sueldo de crack y una posición destacada en el equipo portugués. Ahora bien, con la marcha del técnico español, las tornas han cambiado.

Esta situación ha salpicado también a su esposa. Y es que tal y como explica la misma fuente, la relación de Sara con las mujeres de los compañeros de Iker es cordial, pero no estrecha. Carbonero es una mujer que está en el punto de mira de los medios relegando a otras esposas a un rol secundario que escuce en la caseta portuguesa. Por su carrera, incluso por su belleza, Sara despierta los celos femeninos en los círculos del Oporto. Parece ser que la periodista española no entra en los planes de algunas de las WAGs del cuadro luso que evitan a Carbonero. 

Las esposas de varios futbolistas guardan las distancias con la mujer de Casillas. La pasada temporada, Sara entabló amistad con Cristian Tello y Alberto Bueno, y con sus respectivas parejas (Lorena y Blanca). Sus mejores aliados, sin embargo, abandonaron el club. Tello se marchó a la Fiorentina y Bueno ha cambiado la liga portuguesa por el Granada. Ahora pasa sus mejores momentos con Irene, la mujer de Iván Marcano, que el pasado mes de 15 de junio tuvo a su primer hijo, Jon. Lucas, el hijo de Sara e Iker, nació 12 días antes.

Y es que Carbonero no deja de brillar y encandila a sus fans con sus tiernas fotografías publicadas en Instagram a diario. Con su papel de mamá, sus proyectos de moda y sus numerosas escapadas a Madrid por trabajo, Sara vive el día a día ajetreada y manteniendo su popularidad a flote. Una realidad que no sienta por igual en el Oporto.