Las manchas del currículum de Joan Laporta

stop

El expresidente del Barça combinó éxitos deportivos con decisiones que dañaron la imagen y la economía del club

Joan Laporta

16 de noviembre de 2014 (21:52 CET)

Joan Laporta, expresidente del FC Barcelona, sería el candidato más votado por los socios del club si ahora se celebraran unas elecciones presidenciales, según los resultados de una encuesta que desveló Agustí Benedito, el segundo líder más votado en 2010. El abogado barcelonés, que todavía no ha anunciado oficialmente si aspira a una reelección, fue el máximo responsable del Barça entre 2003 y 2010. Fueron años de grandes éxitos deportivos, pero también muy crispados en los que se adoptaron decisiones que dañaron la imagen y las cuentas del club. El miércoles, en Catalunya Ràdio, asumió que cometió "muchos errores". No los citó. Los más importantes fueron los siguientes:

Uzbekistán

Laporta admitió el cobro de 10 millones de euros del Gobierno de Uzbekistán por servicios por "servicios profesionales" que ofreció su bufete de abogados. Uzbekistán es uno de los países más denunciados por Amnistía Internacional por incumplimiento de los derechos humanos y las libertades individuales.Curiosamente, Laporta critica ahora el contrato de patrocinio entre el club y Catar. En julio de 2008, los futbolistas del Barça Carles Puyol y Andrés Iniesta dieron unas clases de fútbol ante 10.000 aficionados en Tashkent.

Espionaje

Cuatro vicepresidentes del Barça, Joan Boix, Joan Franquesa, Rafael Yuste y Jaume Ferrer, fueron espiados en la etapa final del mandato de Laporta. Entonces, Joan Oliver era el director general del club y Xavier Martorell, el jefe de seguridad. Laporta aseguró que desconocía la trama de espionaje, que también afectó a los empleados de la entidad. La agencia de detectives Método 3 fue la encargada de hacer el seguimiento.

Alejandro Echevarría

Laporta prometió un Barça trasversal y universal durante la campaña electoral, pero pronto se posicionó a favor de las tesis más soberanistas. Su excuñado, Alejandro Echevarría Arévalo, formó parte de su junta directiva y siempre negó que tuviera vinculaciones con la Fundación Francisco Franco. El exdirectivo Lluís del Val reunió pruebas documentales de que Echevarría, que acabaría presentando su dimisión del club, era patrono de la fundación.

El sueldo de Oliver

Joan Oliver sustituyó a Anna Xicoy como director general del Barça en octubre de 2008. Laporta aseguró recientemente que su hombre de confianza cobró inicialmente un sueldo de 300.000 euros anuales. En la última temporada, el expresidente reconoció que Oliver, a quien calificó como "el mejor director general", cobró más de 800.000 euros.

Los terrenos de Viladecans

Una de las peores inversiones de Laporta, si no la peor. En 2008, la junta directiva del Barça aprobó la compra de 278.544 metros cuadrados a Inversiones Divabe SA (antes Club de Golf de Viladecans) por 18,5 millones de euros, un precio muy superior a su valor de mercado. Según una tasación encargada posteriormente por el también expresidente Sandro Rosell, su valor máximo era de 5,5 millones de euros. "No servían para plantar alcachofas", denunció Rosell.

Keirrison y Henrique

El Barça pagó entre 17 y 22 millones de euros, según las fuentes, por dos futbolistas brasileños que ni tan siquiera disputaron un partido oficial con el primer equipo. Los derechos de Keirrison y Henrique los tenían la agencia Traffic, la misma que el pasado verano gestionó el traspasó de Douglas al Barça. También fue muy criticado el precio que pagó por ZlatanIbrahimovic al Inter de Milán: 50 millones de euros y Eto'o, valorado en 20.

Fracaso político

Laporta, tras abandonar la presidencia del Barça, alcanzó notoriedad política tras ser elegido como diputado en el Parlamento de Cataluña. También entró en el Ayuntamiento de Barcelona tras aliarse su formación, Democràcia Catalana, con Solidaritat Catalana per la Independència (SI), formación que abandonó en marzo de 2011 por desavenencias con Alfons López Pérez y Uriel Bertran. Actualmente es concejal por Unitat per Barcelona, coalición que lidera Jordi Portabella. Su figura controvertida no es bien vista en Corvergència i Unió y despierta muchos recelos en ERC. Laporta, que anhelaba un papel protagonista en la política catalana, interpreta un papel muy residual.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad