Las grandes ligas europeas se oponen a un Mundial en invierno

stop

La Liga y la Premier, en contra de la propuesta de la FIFA de celebrar la competición en noviembre y diciembre

Javier Tebas, presidente de la LFP, y Joseph Blatter, presidente de la FIFA.

24 de febrero de 2015 (17:46 CET)

Las grandes ligas europeas están en contra de celebrar el Mundial de Catar 2022 en noviembre y diciembre. La Asociación de Ligas Profesionales Europeas (EPFL), que agrupa a la Premier League, la Liga BBVA, la Serie A, la Bundesliga y la Ligue 1 y el resto de grandes competiciones, ha emitido un comunicado en el que asegura que la propuesta "perturbará y causará un grave daño al normal desarrollo de las competiciones europeas".

Los clubes se han reafirmado en disputar el Mundial en el mes de mayo ante la proposición de la FIFA, planteada hoy en Doha por el grupo de trabajo del organismo. Jugar la competición en primavera evita un desajuste en los calendarios de las competiciones europeas y permite una garantizar la salud de jugadores y aficionados por razones climatológicas asegura la EPFL.

El presidente de la Asociación de Clubes Europeos (ECA), Karl-Heinz Rummenigge, también ha expresado su desacuerdo con la propuesta y ha advertido que la FIFA deberá "compensar los perjuicios" a los grandes clubes europeos. "No se puede esperar que los clubes y las ligas paguen ellos solos el precio de cambiar el Mundial al invierno", ha avisado, momentos antes de reconocer que "la decisión no es una sorpresa". La ECA  se postuló a favor de disputar el torneo en los meses de abril y mayo.

En contra de la opción primaveral, la FIFA ha argumentado que "el Ramadán empieza el 2 de abril de 2022 y que las condiciones de calor prevalecen de mayo a septiembre en Catar". Además, los Juegos de Invierno de ese mismo año están previstos para el mes de febrero por lo que el organismo ha asegurado que la "única opción efectiva es la ventada de noviembre a diciembre".

Apoyos a la propuesta de la FIFA

Por su parte, la UEFA se ha mostrado favorable a la recomendación de la FIFA y ha argumentado que "en beneficio de los jugadores y los aficionados, el evento debería jugarse en invierno" aunque eso implicara la reducción de las competiciones en la temporada 2022-2023. Para ello, el organismo dirigido por Michael Platini no ve importantes dificultades en reajustar su calendario.

En la misma línea se ha manifestado el Sindicato Internacional de Futbolistas (FIFPRO) que se ha emitido un comunicado a  favor de jugar en invierno debido a que es la única solución viable "para proteger la salud y seguridad de los jugadores que competirán".

La decisión final se conocerá el próximo 19 de marzo durante el Comité Ejecutivo de la FIFA.