Las fotos que destapan el último retoque de Sara Carbonero

stop

Las imágenes dejan al descubierto el secreto mejor guardado

La realidad oculta del negocio de Sara Carbonero sale a la luz

08 de junio de 2017 (14:12 CET)

En su justa medida. A sus 33 años, Sara Carbonero continúa siendo una de las mujeres más deseadas de nuestro país. La pareja de Iker Casillas se apartó del revuelo mediático marchándose a Oporto junto al guardameta, aunque desde la distancia sigue marcando tendencia.

Alejada de la pequeña pantalla, la toledana se ha reconvertido en icono de la moda. Sara sacó tajada de su paso por la radio y por la televisión, por lo que ahora vive relajada siendo una de las it girls de moda. El blog que escribe en Elle y las redes sociales la han mantenido en el escaparate.

Sin embargo, mientras en lo profesional va dando pasitos, la realidad es que el brillo lo tiene en el ámbito personal. Mamá de Martín y Lucas, Sara e Iker pasaron por el altar el pasado año. De hecho, los cuatros han formado una familia idílica y muy envidiada.

Una clara prueba de este dulce momento por el que la comunicadora atraviesa es su aspecto. Radiante. Carbonero está en el top de mujeres más deseadas. Con un cuerpo muy cuidado, sus curvas prometen. Y es que la toledana acaba de iniciarse en la práctica del yoga.

El cambio se irá dando, aunque más allá de su figura esbelta, Sara tiene unos ojos angelicales. La que fuera chica de los Deportes de Telecinco deslumbra allá donde va. Una mezcla de genética y cuidados que le permiten sacar mucho partido a su imagen.

El secreto mejor guardado de Sara

Ahora bien, al parecer no todo es natural. Tal como ha desvelado la prensa en numerosas ocasiones, Carbonero habría pasado por el quirófano para sacarse más partido.

Del mismo modo que otras divas de primer nivel, todo apunta a que la morena se habría sometido a una operación de estética para aumentar su pecho. Tal como aseguró la revista Diez Minutos en su momento, la toledana se sometió a una operación de cirugía estética.

Aunque Sara siempre ha mantenido el silencio, la información corrió como la pólvora hace algunos años. Coincidiendo con su adelgazamiento para resaltar más el busto, los rumores tomaron fuerza.

Aun así, no hay confirmación oficial. Las imágenes hablan por sí solas, aunque la toledana no asume la ayuda del bisturí. Solo ella, su entorno más íntimo y los cirujanos, si los hubiera, bajo contrato de confidencialidad, conocen la verdad. De cualquier modo, olé por mantenerse mejor cada año.