Las estrellas de la NBA cobrarán 30 millones de euros al año

stop

La liga estadounidense aumenta el tope salarial con la entrada en vigor del nuevo contrato de televisión

Lebron James, agente libre en el verano de 2016, será uno de los grandes beneficiados

13 de marzo de 2015 (20:19 CET)

Lebron James, Kevin Durant y el resto de grandes jugadores de la NBA serán un poco más ricos. A partir de la temporada 2016-2017, el límite salarial de la liga americana se incrementará de los 60 millones de euros actuales hasta 85. Este aumento permitirá a los baloncestistas elevar el sueldo del contrato máximo, el que firman las grandes estrellas, de 21 millones a 28,5. La mayor subida de la historia, y la competición ya se prepara para abordarla.

En el último convenio colectivo, jugadores y propietarios acordaron que el 51% de los ingresos que percibiera el torneo debían ir a parar a las arcas de los jugadores. Con la entrada en vigor del nuevo contrato televisivo, de 24.000 millones de euros por 9 temporadas, más de 12.000 millones serán para los deportistas.

Diferente aplicación

El comisionado de la NBA propusó que el incremento se hiciera de forma gradual durante los próximos años y repartir el montante restante a partes iguales entre todos los jugadores de la liga. Michele Roberts, directora ejecutiva de la Asociación de Jugadores, rechazó la posibilidad: "La propuesta que presentó la liga era desinflar artificialmente el tope salarial. Eso significaba que los sueldos de los jugadores no aumentan tanto como de otra manera. Eso fue lo que la mató".

El pasado martes Roberts se reunió con Adam Silver, comisionado de la NBA, para rechazar oficialmente el incremento suavizado. Por ello, los medios estadounidenses ya han comenzado a publicar que la liga se prepara para aplicar el mayor salto en el tope salarial de su historia.

Consecuencias de la medida

A corto plazo, el aumento salarial repercutirá en que los agentes libres de este verano sólo aceptaran contratos de un año para aprovechar la oleada de efectivo que entrará en 2016. Por otro lado,  este incremento de los ingresos aumenta las posibilidades de un cierre patronal en 2017, cuando los jugadores y la liga pueden abandonar el actual convenio colectivo, para renegociar la repartición de las ganancias.

Además de los jugadores, los grandes beneficiados del nuevo contrato televisivo son los equipos en fase de reconstrucción. Los Ángeles Lakers o los New York Knicks dispondrán de mucho dinero para tratar de seducir a los grandes jugadores libres del verano, cómo son Lebron James o Kevin Durant.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad