All Nippon Airlines utiliza sus aviones como escaparate publicitario, y los 'disfraza' de los droides de Star Wars. Fotos: Business Insider.

Las cuentas pendientes de Caneda merman los ingresos del Compostela

stop

El club sufre un embargo de taquilla y subvenciones por una deuda de la antigua directiva

R. Rodríguez

All Nippon Airlines utiliza sus aviones como escaparate publicitario, y los 'disfraza' de los droides de Star Wars. Fotos: Business Insider.

18 de febrero de 2013 (12:31 CET)

La historia del Compostela está ligada al nombre de José María Caneda para bien y para mal, el presidente que condujo al club desde la Tercera División gallega a codearse con el mejor Ronaldo del Barcelona de Robson. La actual directiva, capitaneada por el empresario de Lestedo Antonio Quinteiro, reconoció el embargo por orden judicial de la taquilla del partido que enfrentó a su equipo con el Racing de Ferrol, así como de "las subvenciones recibidas".

El motivo, según adelantó axogada.com y comunicó posteriormente el propio Compostela, está relacionado con un cabo sueltos que dejó Caneda. Una sentencia judicial obliga al club a abonar las cantidades adeudadas a Manuel Antelo, exdirectivo del Compostela. La entidad no ha aclarado a cuánto asciende la suma que Antelo pactó con Caneda y que, según sostiene, nunca percibió, pero axogada.com avanza que están entre los 60.000 y los 90.000 euros.

Los juzgados dan la razón, por el momento, al exdirectivo. El club mantiene el pulso judicial, pero mientras no se produzca la resolución del proceso, ha tenido que entregar la taquilla y las subvenciones como aval.

Sin riesgo para el Compostela


La nueva directiva ha llevado el asunto con discreción y casi con elegancia. Se ha limitado a manifestar que "asume una nueva deuda de la anterior directiva" y que no representa "ningún riesgo" para el futuro del club ni para su funcionamiento. "Son responsabilidades de otra directiva a la que estamos haciendo frente como a todos los asuntos", se limitó a manifestar Antonio Quinteiro. "No representa ningún riesgo, pero son procesos del juzgado que hay que cumplir", concluyó.

Son peajes inevitables desde el momento en que se puso al frente del Campus Stellae, aquel Compostela refundado por José Maria Caneda, que recuperó su nombre original poco después del cambio de presidencia. Desde que tomó el testigo, el empresario de Lestedo, que pasa muchas horas en avión para atender sus negocios en el otro lado del Atlántico, hizo una apuesta por mirar hacia delante. Una frase repetida con insistencia en su discurso, a pesar de que ello conlleve, en algunos momentos, tener que enfrentarse al pasado.

¿Y las cifras?

Desde el club tampoco ha transcendido la cuantía embargada en concepto de aval, que sumaría las subvenciones y la taquilla del encuentro. Cuando llegó al club Quinteiro, que compró por 4.000 euros la marca S. D. Compostela, tampoco dio importancia a los pagos pendientes de la entidad. Entonces, hace casi exactamente dos años, se hablaba de una deuda cercana a los 500.000 euros.

Pero el nuevo presidente se centró en su mensaje de futuro, en la modernización y viabilidad del club, que ascendió a Tercera División y marcha en los puestos de cabeza de la tabla, con miras a filtrarse en otra fase de ascenso. Tampoco Caneda, acostumbrado a la luz de los focos, hizo ruido tras su salida después de dos décadas como presidente. Dijo en una ocasión que el Compostela le debía dinero, Quinteiro respondió que no le debía nada, y el asunto quedó en nada. A poco de su llegada al club, en una entrevista en la edición gallega de El Pais, Quinteiro definió así al histórico directivo. "Encontré a un hombre que ama el club y que, seguramente, al no sentirse apoyado, se vio incapaz de seguir al frente de él".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad