Las confidencias de la 'Roja' y la influencia del modelo Barça

stop

El libro "Yo soy español", de Orfeo Suárez, desvela las claves de la trilogía de la selección española de fútbol, actual campeona de Europa y del mundo

Portada del libro "Yo soy español" de Orfeo Suárez / Diario Gol

20 de diciembre de 2012 (16:26 CET)

Fútbol y literatura mezclan bien y las gestas de la selección española, actual campeona de Europa y del mundo, han sido noveladas en varias obras. La más rica, por su exquisita prosa, capacidad analítica y las confesiones de los futbolistas, es "Yo soy español", de Orfeo Suárez, periodista de El Mundo. El libro ha sido publicado por la editorial Corner.

Orfeo analiza la gran transformación de la selección española. Parte del frustrante desenlace del Mundial de 2006 y concluye con la conquista de la Eurocopa de Polonia y Ucrania, culminación de la primera trilogía (Eurocopa, Mundial y Eurocopa) de un combinado nacional en la historia del fútbol. El libro, que profundiza en las dispares personalidades de Luis Aragonés y Vicente del Bosque, tiene una importante carga sociológica, visible en su portada (Casillas posa con una bandera española y Xavi, con una catalana, en Kiev) y contraportada (imagen de un partido entre soldados republicanos y nacionales durante la Guerra Civil).

"Yo soy español es el título de la gente. Es un cántico espontáneo muy asociado al deporte", comenta Orfeo, a quien le pidieron que escribiera "un libro sobre los tres títulos de la selección" el mismo día que España goleaba a Italia y ganaba su tercera Eurocopa, la segunda consecutiva. "El libro pretende reivindicar la transversalidad de un proyecto ganador. En la selección no se establecieron cupos de españolidad, pero todos los jugadores se comprometieron al máximo y la gente se ha alegrado de sus éxitos por varios motivos. Unos por su españolidad, otros por su juego, otros porque admiran a los futbolistas...", remarca el autor.

Maximalismo de Luis Aragonés y coherencia de Del Bosque

Periodista que ha seguido a la selección española en los grandes eventos internacionales desde hace dos décadas, Orfeo analiza las claves del éxito: "La primera es que el fútbol de España emana del Barça, una certeza que ha sabido reivindicar el club. En la 'Roja' también hay una influencia de la competitividad del Madrid, pero al madridismo parece que le den vergüenza los éxitos de Del Bosque". "En segundo lugar podemos destacar el maximalismo de Luis Aragonés y la coherencia de Del Bosque, una de las personas más reconocidas de la sociedad española. Por último, la capacidad de la selección de depurar todas las cosas que nos dividen", añade.

"La combinación de estos dos personajes ha sido fundamental para una selección que venía de un proceso autodestructivo. Primero necesitaba un agitador y visionario como Luis Aragonés, que tenía muy buena conexión con los jugadores. Después, un administrador de situaciones de opulencia y Del Bosque ya había demostrado, en el Madrid de los galácticos, que era el mejor gestor de egos. El mejor ejemplo fue su templada reacción, imposible con otros seleccionadores como Clemente y Camacho, después de la derrota contra Suiza en Suráfrica", explica Orfeo. "Se necesitaba un personaje distinto para cada momento y cuadraron", agrega.

Charlas con Casillas y Xavi

Orfeo reproduce sus conversaciones con muchos internacionales. Especialmente enriquecedoras son sus charlas con Iker Casillas y Xavi, por quien siente una gran admiración. "Xavi es una persona que se entrega en las entrevistas y está convencido de que va a ganar todo lo que juega; simboliza perfectamente la mentalidad actual de los grandes deportistas españoles. Casillas, un portero de grandes partidos, es optimista por naturaleza y la misma persona que se crió en Móstoles", proclama el autor de "Yo soy español". "También me ha sorprendido Sergio Ramos, quien un día me dijo que 'no somos nuestra imagen'. Ha madurado mucho y es un tipo que no esconde nada", sentencia Orfeo.

Otras secuencias del libro abordan capítulos desconocidos para el gran público como las gestiones de Fernando Hierro, antiguo director deportivo de la Real Federación Española de Fútbol, para calmar las tensas relaciones entre jugadores del Barça y del Madrid en 2011 durante un viaje a Barcelona. En el mismo, Hierro tuvo una acalorada conversación con Piqué que finiquitó un problema entre los dos bandos que podía enquistarse. Otros pasajes desvelan aspectos curiosos. Entre ellos, que Villa calza un 38. Una revelación sorprendente de un libro imprescindible que ayuda a entender los cuatro años mágicos del fútbol español.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad