Las claves del éxito de Klopp, uno de los técnicos más cotizados del mercado

stop

El preparador deja el Dortmund con un currículum de 14 años en los banquillos y diversos títulos

El técnico Jürgen Klopp y su mujer, Ulla

15 de abril de 2015 (12:38 CET)

Jürgen Klopp (16 de junio de 1967, Stuttgart) es un técnico peculiar. Su manera de entender el fútbol le ha llevado a saborear más éxitos que fracasos, aunque también ha tenido que sufrir. Para muestra, esta temporada en el Borussia Dortmund. Será su última campaña en el equipo.

Klopp es un hombre fiel, cercano y muy pasional. Y así se gana la confianza de los futbolistas: "Son amigos míos, pero yo no soy amigo suyo". Comenzó la etapa técnica en el Mainz, equipo que dirigió entre 2001 y 2008 después de militar en él como futbolista desde 1989. Primero, como delantero y después, como lateral derecho. Bajo su batuta, el club ascendió a la Bundesliga por primera vez (2007), pero perdió la categoría. Klopp dejó la institución un año después, en Segunda. Lloró durante una semana después de casi dos décadas en la entidad.

Dos Bundesliga, una Copa y dos Supercopa de Alemania

La etapa en Mainz también significó buenas noticias para Klopp en el plano personal. Conoció allí a su mujer, Ulla, una escritora que entonces trabajaba como camarera y con la que lleva más de una década conviviendo. El técnico aceptó en todo momento el hijo que su pareja tuvo de una relación anterior. Y viajaron juntos a Dortmund (2008) para dar la vuelta a la situación deportiva de un club que se levantaba de un agujero económico que pudo suponer su desaparición. Su risa, su sentido del humor y la complicidad emocional con los futbolistas son parte del éxito.

En Dortmund casi todo han sido alegrías. El equipo clasificó sexto y quinto en las dos primeras temporadas con Klopp, y ganó la Bundesliga en el tercer intento (2010-11), nueve cursos después del último triunfo. Repitió éxito un año después (2011-12), periodo en el que también levantó la Copa de Alemania. La espinita clavada del técnico, sin duda, es la final de Champions perdida ante el Bayern (2-1) en 2013, aunque le devolvió la moneda un mes después en la Supercopa, primer título de la temporada 2013-14, que terminó con un subcampeonato en la liga. El último título de Klopp en el Dortmund fue la Supercopa de Alemania de 2014-15, preludio del peor arranque del equipo en la Bundesliga desde 1985.