Las botas negras desaparecen de los campos de fútbol

stop

Sólo Zlatan Ibrahimovic resiste a la moda del calzado de colores entre los grandes futbolistas del planeta

Zlatan Ibrahimovic resiste a la moda de las botas coloridas.

10 de mayo de 2015 (21:56 CET)

La tradición pierde fuelle en beneficio del marketing. Lejos quedaron los tiempos en los que al fútbol se jugaba con botas negras. 22 tipos corriendo detrás del balón, todos con algo en común: su calzado oscuro. Hoy las cosas han cambiado y el amarillo, el naranja o el verde son los colores que acarician el balón. Sólo Zlatan Ibrahimovic se resiste a quebrantar la norma que se perpetuó durante décadas en el deporte rey.

En el marco de su campaña para apoyar al Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (NU), el delantero sueco luce de negro impoluto. Además, sus Nike Mercurial Vapor X 2015 llevan inscrita la leyenda '805 million names'. Un recordatorio a las 805 millones de personas que pasan hambre en el mundo según NU.

Las legendarias Copa Mundial

Lejos quedó el legendario modelo de Adidas, el Copa Mundial. Tres franjas blancas sobre una superficie negra. La simplicidad hecha calzado. El mismo Gerard Piqué se lo preguntaba en Twitter hace unas semanas: "¿Dónde están las míticas botas negras de toda la vida?". Sobre el texto, el muestrario de zapatillas del defensor azulgrana. Un completo catálogo de bambas azules, amarillas, verdes y naranjas.

Los tiempos han cambiado, y el blanco sobre negro que acompañó a Maradona en el Mundial de 1986 (Puma) y que ayudó a Van Basten en la Eurocopa del 88 (Cruyff) ante un ejército de futbolistas alemanes equipados con las populares Copa Mundial ha perdido peso. En 2010, Iniesta pasó a las historia de los mundiales con unas Nike naranjas y plateadas y las estrellas cambian de botas cada dos meses por vender unos miles de unidades más entre los aficionados.

Fue la marca alemana Hummel, en su afán por competir con Adidas, quien a lo largo de los años 70 empezó a utilizar modelos más coloridos. Con la entrada de Nike en el mercado, el proceso se agilizó hasta lo que conocemos hoy.

Futbolistas anuncio

La medida surte efecto. El caso más parádigmatico de la mercadotecnia en el fútbol es probablemente David Beckham. El futbolista inglés generó más de 1.200 millones de euros durante su carrera por la venta de camisetas y zapatillas. Fiel a las diferentes ediciones del modelo Predator, de Adidas, durante toda su carrera, Becks ganaba unos 8,5 millones anuales por este concepto en el momento de retirarse.

Los más nostálgicos miran al césped desconcertados ante tal abanico de colores en los pies de los futbolistas. Algunos, como Xabi Alonso, Totti y Dani Alves han vestido de luto (la mayoría de veces por conflictos con su patrocinador) durante etapas de la temporada. El resto, sólo pueden hacer como Gerard Piqué y preguntarse dónde quedaron las botas negras que protagonizaban los pósters de su infancia.