Las apuestas deportivas 'on line', contra las cuerdas en España

stop

El sector teme un descenso de las recaudaciones tras la aplicación de la ley restrictiva que promueve el Gobierno

Principales compañías de apuestas deportivas

17 de mayo de 2015 (18:15 CET)

España es un país que discute mucho de fútbol, pero apuesta poco en los grandes eventos deportivos. Al menos, comparados con los territorios anglosajones. La Quiniela, todo un fenómeno social en los años 70 y 80, está en crisis y el actual boom de las apuestas on line se desvanecerá, salvo sorpresa, con la nueva ley que promueve el Gobierno de Mariano Rajoy porque limita su difusión. Las principales casas contemplan el futuro con preocupación.

La industria del juego on line ya ha expresado su malestar por las restricciones que promueve el Gobierno tras invertir 140 millones de euros en publicidad en 2013. "El descenso será del 20%, como mínimo", auguran fuentes del sector, "y repercutirá en otros sectores económicos", advierten. "La inversión publicitaria en la radio y la televisión caerá y afectará a los clubes de fútbol", añaden. Hace unos años, la casa de apuestas 888 patrocinaba al Sevilla y Bwin, al Real Madrid.

Límites a los famosos

La nueva ley del Gobierno prohibirá la información sobre premios y cotizaciones durante los eventos deportivos y limitará la presencia de personajes famosos, como Rafa Nadal y Michael Robinson, en las campañas de promoción.

"Sportium, por ejemplo, no podrá mantener el actual formato de publirreportaje en El Chiringuito de Neox. En el programa, los tertulianos no podrán dar su opinión, ni decir si apuestan por Messi o Cristiano Ronaldo como goleadores del Barça o del Real Madrid en un partido", explica un ejecutivo de la casa de apuestas del grupo Cirsa. "Éste es un negocio relativamente nuevo y hasta 2012 era alegal", añade otra fuente del sector. 

Las apuestas presenciales, la alternativa

Las apuestas deportivas representan el 49% del mercado on line en España. En 2013, 18 casas con licencia recaudaron 111,4 millones de euros netos en un país en el que los apostantes gastaron 1.900 millones de euros. El fútbol es el deporte que mueve más dinero en las apuestas, pero también tiran mucho el tenis, el críquet y los caballos, especialmente en los países de habla inglesa. Betfair, una de las más prestigiosas, opera en 140 países, cuenta con cuatro millones de usuarios registrados y tiene su página web en 17 idiomas.

Sportium, paralelamente, prosigue su expansión en el sector de las apuestas presenciales. En España, cada Comunidad Autónoma tiene sus propias leyes. En Madrid, por ejemplo, sus córners tienen una gran aceptación. En Cataluña, en cambio, no tiene permiso para montar sus propias tiendas y trabaja con bingos. Codere, en algunas regiones, es su gran rival. En otras, ni tan siquiera tiene presencia física.

Aumentan los casos de ludopatía

Las quejas de las casas de apuestas son rebatidas por muchos internautas y asociaciones de consumidores. El juego on line supone ya el 13,1% de los casos de ludopatía en España y, cada año, se atienden a 450 jóvenes de entre 15 y 19 años en el Hospital de Bellvitge (Barcelona). "El inicio de los síntomas suele aparecer a los 16 años", aseguran en el departamento de psiquiatría del citado centro médico.

"Las apuestas on line tienen una gran aceptación entre los adolescentes porque estamos en una sociedad en la que se valora poco el esfuerzo y se premia al que consigue mucho con poco sacrificio. Las apuestas están al alcance de todos y el joven se siente poderoso", explica la psicólogo Eva Molleja a Diario Gol. "Los adolescentes son personas muy manipulables y tienden a imitar a sus semejantes", añade Molleja.

Los menores de edad utilizan datos falsos o usurpan una identidad, aunque cada vez tienen más dificultades para sortear las restricciones de las casas de apuestas. "Las medidas de control son cada vez más estrictas. Exigimos el DNI y una cuenta bancaria y la autorización acostumbra a tardar unas 24 horas", sentencian en Sportium.