Laporta y Sala i Martín se negaron a alcanzar un acuerdo con la directiva del Barça

stop

El expresidente del club y su vicepresidente económico fueron los dos únicos demandados que rechazaron pactar para evitar el juicio

Joan Laporta susurra al oído de Xavier Sala i Martín en un acto de Solidaritat Catalana

28 de septiembre de 2014 (22:17 CET)

El expresidente del Barça Joan Laporta y su hombre de confianza en términos económicos, Xavier Sala i Martín, fueron los dos únicos demandados por el Barça que se negaron a pactar con la actual junta directiva del club para evitar ir a juicio. También se negó Joan Oliver, implicado en lo ocurrido pero que no fue demandado porque no era directivo del club sino el director general, cargo remunerado.

Según ha podido saber Diario Gol, los otros 15 exdirectivos demandados en la acción de responsabilidad social eran partidarios de llegar a un acuerdo con la junta actual del Barça. El temor de una sentencia desfavorable que les hiciese afrontar un pago de 1,32 millones de euros por cabeza pesaba más que cualquier cuestión de orgullo.

Aunque Laporta se empeñe en decir que no tiene animadversión hacia los antiguos dirigentes del club, parece obvio que la tiene. Lo mismo se puede decir de buena parte de los actuales directivos del Barça y del ya expresidente Sandro Rosell, que se encargó de impulsar esta acción de responsabilidad en 2010.

De la junta actual se negó la mayoría

En la larga reunión de junta directiva donde se sometió esta cuestión a votación solamente hubo seis directivos del Barça dispuestos a llegar a un acuerdo con la junta saliente y evitar el juicio. Entre ellos se encontraban Carles Vilarrubí y Toni Freixa, uno de los directivos más enemistados con Laporta, curiosamente. Sin embargo, ni Rosell, ni el presidente Bartomeu, ni Javier Faus se conformaban con el pacto.

Este lunes se celebrará la última sesión del juicio y el juez José Manuel Martínez Borrego dictará una sentencia para la historia. Es la primera vez que se dirime esta cuestión ante la justicia y, por tanto, lo que se decida sentará un precedente. Sin embargo, al ser un juzgado de Primera Instancia el que lleva el caso, cabría la posibilidad de que cualquiera de la partes interpusiese un recurso ante la Audiencia Provincial.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad