Laporta, un buen aliado para los negocios de Mendes y Lim en el Valencia

stop

El ex presidente del Barça colocó a Alexanko en Mestalla para que el representante portugués tuviera el control de las jóvenes promesas del club

Joan Laporta, Jorge Mendes y Peter Lim

01 de octubre de 2015 (10:53 CET)

Joan Laporta se ha convertido en un buen aliado para Peter Lim, propietario del Valencia, y para Jorge Mendes, socio del empresario de Singapur. El ex presidente del FC Barcelona colocó a José Ramón Alexanko como máximo responsable de la cantera del club de Mestalla tras perder las elecciones del pasado 18 de julio, garantizando al representante portugués el control de las jóvenes promesas de la entidad.

Laporta asesoró a Lim en la compra del Valencia. En su despacho profesional de Barcelona se firmó el acuerdo y el empresario singapurense asumió el mando de un club atormentado por sus deudas. Mendes se convirtió en el mejor socio de Lim, que chocó muy pronto con el presidente, Amadeo Salvo, y despidió al director deportivo, Francisco Joaquín Pérez Rufete. Nuno Espírito Santo, el técnico, contaba con la bendición de los nuevos propietarios.

El club se partió en dos. Lim y Mendes necesitaban un hombre de confianza que asumiera el control de la parcela deportiva y Laporta recomendó el fichaje de Alexanko, que hubiera sido el director de la Masia de haber ganado el abogado las elecciones del Barça.

Control de los jóvenes de Mestalla

Alexanko, según informa Okdiario.com, trabajaba como ojeador para Laporta en varios fondos de inversión dedicados a la compra de los derechos de futbolistas jóvenes.

Lim y Mendes querían tener el control absoluto de los jóvenes del Valencia. En enero de 2015, el ex presidente Salvo prohibió a los jugadores menores de 16 años que tuvieran representante. Los jóvenes debían negociar directamente con el club con el objetivo de que fueran captados inmediatamente por Mendes.

Alexanko, el hombre de confianza de Laporta, facilita los planes de Lim y Mendes con la bendición de Laporta. En 2008, el entonces presidente del Barça frustró los planes del intermediario portugués de colocar a José Mourinho como técnico azulgrana. Siete años después, ambos comparten más cosas que una buena amistad.

 

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad