Laporta, tras los pasos de Guardiola

stop

El expresidente blaugrana tiene decidido instalarse en Nueva York en 2014

24 de febrero de 2013 (18:29 CET)

Nueva York, agosto de 2008. Encabezando la representación del FC Barcelona formada entre otros por el técnico Pep Guardiola y el capitán Carles Puyol, Joan Laporta es el encargado de tocar la campana en la tradicional apertura de sesión de Wall Street. 

Eran otros tiempos para el entonces máximo mandatario azulgrana, que en sus giras de pretemporada –especialmente las que tenían lugar por tierras estadounidenses- disfrutaba como nadie de las ventajas y beneficios de su cargo. Tanto es así, que nada más pisar suelo estadounidense, Jan se convertía en el terror de la expedición, desafiando al jet lag y obligando a algunos de los empleados del club a que le siguiesen en su particular conquista de la Gran Manzana.

Fue entonces cuando se inició su particular romance con la capital oficiosa del mundo, que ha ido alimentando con sucesivas visitas a su buen amigo Xavier Sala i Martín y a Pep Guardiola, con quien celebró su fichaje por el Bayern nada más hacerse éste público, según reconoció en una de sus últimas comparecencias en público, en el programa ‘Al Primer Toque' de OndaCero.

‘Missing' durante días

Acuciado por multitud de quebraderos de cabeza como el ‘caso de los avales' o los problemas con la comunidad de propietarios de su inmueble de lujo en la Diagonal, hastiado de la situación general que vive Catalunya, y liberado –en cierta medida- de sus responsabilidades como padre de familia (su hijo menor de 14 años firmó en 2011 por las categorías inferiores del Arsenal), Laporta quiere tirar por la calle de enmedio y tiene decidido que su futuro pasa irremediablemente por instalarse en Nueva York en 2014, una vez expire la legislatura en la que ejerce como regidor en el Ajuntament de Barcelona.

Sus viajes a la Gran Manzana son constantes. Hasta el punto de que esta misma semana, amistades de su entorno más cercano –que incluso aseguran "que ya casi pasa más tiempo allí que aquí"- han sido incapaces de localizarlo. Su empeño por sondear las posibilidades de un nuevo despacho en Manhattan es tal, que incluso su hipotético regreso al Barça quedaría relegado a un segundo término. Continuará.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad