Laporta, sin apoyos políticos y financieros para disputar la presidencia del Barça

stop

El ex presidente sigue sin desvelar si presentará o no una candidatura a las elecciones de julio

Joan Laporta, durante una rueda de prensa en las instalaciones del FC Barcelona

30 de abril de 2015 (23:54 CET)

Joan Laporta sigue sin pronunciarse, sin desvelar si presentará o no una candidatura a las elecciones presidenciales del Barça que se celebrarán en julio. Probablemente sería el aspirante más popular y carismático porque tiene el don de la palabra. El abogado conecta bien con los sectores más nacionalistas y jóvenes del barcelonismo, pero su figura genera rechazo en un amplio espectro de la clase política y financiera de Cataluña.

"Laporta es víctima del pasado. De su carácter volcánico y de sus excesos verbales", explica a Diario Gol una fuente próxima al ex presidente del FC Barcelona. "El mayor problema que tiene Laporta es que acabó peleado con mucha gente. La diplomacia no es una de sus virtudes", añade la misma persona.

Gestión económica poco transparente

Presidente del Barça entre 2003 y 2010, el mandato de Laporta estuvo marcado por los éxitos deportivos (dos Champions y cuatro Ligas, entre otros títulos), la apuesta por UNICEF en la camiseta, la radicalización política de la entidad y una gestión económica poco transparente durante su última temporada como máximo responsable del club.

"Las ideas independentistas de Laporta molestan a mucha gente", explican en el entorno del abogado. "Laporta nunca fue una persona dócil para los políticos y acabó mal incluso con formaciones nacionalistas. Al final se le fue la cabeza y terminó peleado con casi todo el mundo. Por eso, no tendrá el apoyo de los políticos ni de la clase financiera", remarcan antiguos compañeros del ex presidente.

Aval de 76,5 millones de euros

Laporta, como cualquier candidato que no salga de la actual junta directiva, deberá avalar 76,5 millones de euros para aspirar a la presidencia del Barça. Desde hace meses busca financiación para su posible asalto electoral. Por dicho motivo, y no para sondear el fichaje de José Mourinho, se reunió con Jorge Mendes, el intermediario futbolístico que mueve más dinero. Algunas fuentes, incluso, afirman que Laporta busca apoyos económicos en el entorno de Jordi Cruyff, actual director deportivo del Maccabi Tel Aviv.

Antiguos directivos del Barça como Albert Perrín, Jaume Ferrer y Alfons Godall ya se han desmarcado de una nueva aventura electoral del abogado, por el desgaste sufrido en los últimos años. Mientras el primero incluso buscaba un candidato sin vínculos con anteriores directivas, el tercero se desmarca totalmente del proceso electoral, pero apoyaría a su amigo de la infancia. El economista Xavier Sala i Martin y Joan Oliver, último director general del Barça durante la era Laporta, tampoco formarían parte de su candidatura.

El lunes se presenta Jordi Majó

La decisión final de Laporta marcará el desenlace de las elecciones. Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça, y Agustí Benedito, tercer candidato más votado en 2010, ultiman su estrategia electoral. También presentarán una candidatura Jordi Farré, líder de Som gent normal, y Jordi Majó, tercer candidato más votado en 2003, que el lunes hará su primer acto electoral. Y se espera a Toni Freixa, anterior portavoz de la junta directiva del Barça. Él y Bartomeu son los únicos, en teoría, que no deberán avalar.