Laporta sale reforzado como candidato a la presidencia del Barça

stop

La victoria en los tribunales ante los gestores actuales le otorga legitimidad para iniciar un nuevo mandato en el club azulgrana

Joan Laporta, Joan Oliver y Xavier Sala i Martín, en el Camp Nou

28 de octubre de 2014 (23:50 CET)

"Lo hicimos bien. Lo hicimos con honestidad. Orgullosos del trabajo hecho", son las únicas palabras públicas del expresidente del Barça Joan Laporta tras conocer el fallo favorable del juez en el caso de la acción de responsabilidad. Un proceso impulsado por la junta directiva actual contra la gestión del abogado en el club. La sentencia de José Manuel Martínez Borrego refuerza la hipotética candidatura futura de Laporta.

Laporta juega con cautela desde hace meses. Actúa en la sombra. Sabe que un paso en falso en estos momentos torpedearía su reputación. Tiene el partido donde quiere. Las juergas que se ha corrido desde la última etapa al frente del club y la postura política que ha tomado han debilitado su imagen en los últimos tiempos. Pero la mínima demostración de que ha hecho daño al Barça le alejaría para siempre del regreso a la poltrona del Camp Nou. El Barça no se toca.

Frentes abiertos

Las tornas han cambiado. Salió del club como el presidente bajo cuyo mandato se lograron los mejores éxitos deportivos. Pero en 2010, la nueva junta directiva, formada a partir de la escisión del grupo de Laporta, cuestionó el papel del expresidente en materia económica. El directivo Antoni Freixa impulsó –respaldado por los socios compromisarios y el resto de la Junta— la acción de responsabilidad contra su enemigo número uno. Un movimiento que ha regresado cual bumerán.

Ha perdido el Barça, Laporta sale reforzado ante sus detractores y Freixa hace semanas que se quedó sin funciones en el club. No es el único revés para la directiva actual en los tribunales. Si bien es cierto que la mayoría de socios respalda la remodelación del Camp Nou y la deuda de la entidad ha disminuido 144 millones de euros en este mandato, temas más delicados se han trabajado mal. En concreto, el caso Neymar –el club está imputado en la Audiencia Nacional por fraude fiscal— y la contratación de menores –la FIFA ha prohibido fichar a la entidad durante dos mercados.

Elecciones

Bartomeu siempre ha mantenido que agotará el mandato. Termina el 30 de junio de 2016. El Barça, sin embargo, está tocado a nivel institucional y, hasta ahora, los resultados deportivos han apaciguado a la afición. Después de una temporada sin títulos, la pasada, otro año en blanco puede precipitar la convocatoria anticipada de elecciones, en 2015. Laporta, hasta ahora repudiado por los actores influyentes ante una posible candidatura, acercará posturas con diversos frentes con esta sentencia en la mano. Agustí Benedito, la otra alternativa, lleva años trabajando en ello.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad