Laporta la lía en los juzgados al negarse a declarar en castellano por el 'caso MCM'

stop

El juez llama la atención al expresidente del Barça por su decisión y por tomarse a risa el proceso

Gerard Mateo

Joan Laporta, expresidente del FC Barcelona, atiende a los medios a la salida de la Ciutat de la Justícia | Gerard Mateo
Joan Laporta, expresidente del FC Barcelona, atiende a los medios a la salida de la Ciutat de la Justícia | Gerard Mateo

02 de marzo de 2015 (16:55 CET)

Joan Laporta ha indignado al juez Antonio Morales por negarse a declarar en castellano, en calidad de testigo, por el caso MCM. El magistrado ha llamado la atención al abogado barcelonés por su decisión de acogerse al testimonio en catalán y por tomarse a risa algunas de las preguntas del tribunal. Los hechos han tenido lugar en el juzgado de primera instancia número 25 de Barcelona. El expresidente ha vuelto a liarla en los juzgados.

El juez ha pedido el testimonio en castellano a Laporta para facilitar la labor del abogado de la acusación, Mario Conde, de origen gallego. Ante la negativa del expresidente del Barça, Morales ha propuesto el aplazamiento de la declaración hasta la llegada de un intérprete. "Si puedo opinar me parece muy mal; me parece impropio y una falta de respeto a los declarantes que no haya un intérprete de catalán", ha vacilado el expresidente azulgrana. El juez ha recordado que el mismo Laporta rechazó la presencia de un intérprete en un proceso anterior y ha lamentado la insistencia del regidor del Ayuntamiento de Barcelona.

Castellano para los medios de comunicación

La declaración ha sido también un enfrentamiento entre dos primeras figuras de sus respectivos ámbitos. Laporta ha dicho de Conde que "es un hombre inteligente" y se ha ofrecido a hablar despacio para facilitar la comprensión. El expresidente de Banesto ha respondido: "Usted también es inteligente pero no entiende el gallego".

Laporta, finalmente, ha declarado en catalán, pero curiosamente ha atendido en castellano a los medios de comunicación que le esperaban a la salida de los juzgados: "No tengo ningún problema con el castellano, lo respeto, pero me he acogido al derecho de declarar en catalán ante el juez". El polémico expresidente ha sido el primero en llegar (9:00 horas), acompañado de Joan Oliver, pero el último en declarar. Y ha negado el saludo al expresidente y rival Sandro Rosell, y al representante legal del club en este caso, Jordi Moix, con quien nunca ha congeniado.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad