La verdad sobre el contrato que Dani Alves firmó hasta 2015

stop

El futbolista del Barça y las personas que le representan, y en consecuencia 'Diario Gol', se equivocaron al asegurar que tenía contrato hasta 2016

La llamativa vestimenta de Dani Alves tras el Barça-Elche | Víctor Malo

19 de septiembre de 2014 (01:06 CET)

Dani Alves se pasó de frenada. Algo que le ocurre de forma habitual en el terreno de juego, debido a su constante aceleración, le pasó factura también ante los medios de comunicación. Alves reconoció este miércoles que su contrato termina en junio de 2015, es decir, el próximo verano. Lo que supuso asumir el error que cometió hace un mes en rueda de prensa, cuando aseguró tajantemente que tenía contrato con el club hasta 2016, y dar la razón a Andoni Zubizarreta, director deportivo del club

Diario Gol habló para este asunto con personas del entorno más directo de Alves y obtuvo la misma respuesta que dio el jugador: "Termina contrato en 2016 y no depende de los partidos que juegue, solamente depende de su voluntad". Sin embargo, incluso los representantes del jugador, donde destaca su exmujer Dinorah Santa Ana, estaban equivocados en este sentido.

Según ha podido averiguar también este diario, Alves exigió un año más opcional en la firma de su actual contrato, que se produjo en marzo de 2011. Sandro Rosell, que llevaba pocos meses como presidente del Barça, se topó con la renovación de Alves como el primer gran reto contractual que tenía con los jugadores, y necesitó varios meses para resolver su situación.

Intensa negociación

El presidente negoció con su entonces representante, Joaquín Macanás, y le ofreció un contrato hasta 2015 y el sueldo que le correspondía según la escala salarial del equipo. Las pretensiones del brasileño eran muy distintas y apenas cedió. Consiguió el salario que deseaba, unos 11 millones de euros brutos, pero no pudo conseguir un año más de contrato. Esa pugna la ganó Rosell.

Sin embargo, la insistencia del brasileño por conseguir ese año opcional fue tan fuerte que la memoria le jugó una mala pasada, como ganador nato que es, y con el tiempo pensó que finalmente logró su pretensión: firmar hasta 2016. Se equivocaba. Y en consecuencia se equivocó su entorno y también algunos medios de comunicación.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad