La unidad, el primer trofeo de Tito