La última palabra de la NBA en la carrera hacia la Casa Blanca

stop

Barack Obama y Mitt Romney recaudan 128.000 y 118.000 dólares en donaciones procedentes de jugadores, técnicos y dirigentes de la liga

Barack Obama, haciendo gala de sus dotes baloncestísticas

04 de noviembre de 2012 (22:05 CET)

Activismo en los despachos y en el parqué. Al contrario que España, la combinación entre deporte y política en Estados Unidos resulta mucho más habitual que en nuestro país. Más allá de casos como el del senador Bill Bradley –puntal en aquellos gloriosos Knicks de los 70; y sin levantar la polvareda que a este lado del charco provocaron en su día las celebraciones militares de Salva Ballesta, las salidas de tono de Joan Laporta o las confesiones ideológicas de Oleguer Presas o el gallego Nacho, que habrían renunciado a la Roja ante su profunda convicción nacionalista, en el país de las barras y las estrellas se vive con una naturalidad inusitada que sus iconos del deporte hagan pública su militancia por éste o aquel partido político.

Como microcosmos de una sociedad globalizada bajo las riendas del capital que es, la NBA tampoco se mantiene ajena a las elecciones de este martes en las que Barack Obama y Mitt Romney se jugarán la poltrona de la Casa Blanca. Al igual que en 2008, el candidato demócrata no solo ha conseguido más dinero para su campaña que el oponente de turno, sino que ha basado la financiación de la misma en las pequeñas donaciones. De hecho, y según una lista publicada por Opensource.org de la que se hace eco la web especializada Hoopshype.com, Obama habría recaudado 128.145 dólares (unos 100.000 euros) en 42 donaciones, por los 118.500 (unos 91.000 euros) de Romney logrados en 32.

Los propietarios de Magic y Thunder, los más conservadores
La liga estadounidense de baloncesto es, por tanto, el fiel reflejo de lo ocurrido a nivel nacional en la financiación de las campañas de los dos aspirantes. Mientras que la de Obama se basa en pequeñas cuotas –con diez más apenas recaudó 10.000 dólares más que su rival-, el discurso de Romney ha seducido más a la chequera de los propietarios y directivos de buena parte de sus franquicias.

En este sentido, y a pesar de que las donaciones en este caso se producen a nivel individual, Orlando Magic ha sido la franquicia más generosa, gracias a las aportaciones de sus propietarios. Con el progenitor Rick DeVos a la cabeza, la familia de este empresario –cofundador de la compañía férrea Amtrak y que ocupa el puesto 60 en el ránking de Forbes de personas más ricas del país- ha aportado 20.000 dólares a la campaña de Romney, repartidos en cuotas de 5.000 dólares entre el padre y sus hijos Dan, Dick y Doug. Inmediatamente después, Oklahoma City Thunder habría contribuido con 17.500 dólares a la campaña republicana a través de cuatro de sus propietarios: Clay Bennett (7.500), Everett Dobson (2.500), Aubrey McClendon (5.000) y Jeffrey Records (2.500).

Algunos personajes 'célebres' de la liga se han decantado asimismo por financiar la misma causa. Entre ellos, cabe destacar la presencia de Dan Gilbert, el controvertido dueño de los Cavaliers de Cleveland –implicado en el escándalo de las 'subprime' a través de su empresa Quicken Loans-, que ha donado 5.000 dólares a la campaña republicana. Mientras que el otrora 'allstar' y presidente de operaciones baloncestísticas de los Celtics, Danny Ainge, ha aportado 2.500 dólares a la candidatura republicana; exactamente la misma cantidad a la donada por un viejo conocido suyo, el extécnico de los legendarios Lakers del 'showtime' y presidente de Miami Heat, Pat Riley.

Jordan, Ewing, Melo y Stern, con Obama
Además de casos curiosos como los 'democráticos' Philadelphia 76ers, donde dos de sus propietarios apoyan a Romney y su director ejecutivo a Obama, o de los Celtics –que contrarrestan con 15.000 dólares repartidos en sendas donaciones de su técnico Glenn 'Doc' Rivers (5.000) y dos de sus propietarios (Stephen Pagliuca y Robert Epstein) la aportación de Ainge a Romney, el bando demócrata ha recibido contribuciones de todos los sectores de la NBA. Desde propietarios como Robert Johnson, de Charlotte Bobcats, a estrellas de la liga como Carmelo Anthony (5.000), Vince Carter (5.000), Grant Hill (5.000) o Baron Davis (5.000); pasando por futuras promesas como Nolan Smith (5.000), leyendas del deporte de la canasta ahora en los despachos como Allan Houston (5.000), Joe Dumars (1.000), Alonzo Morning (5.000) o cómo no, Michael Jordan (5.000); e incluso, árbitros como el controvertido Dan Crawford (250).

Aun así, y a pesar de los perfiles diferenciados de propietarios, en función de su ideología, procedencia o  experiencia previa como jugadores, donde Obama ha contado con un mayor apoyo a diferencia de su oponente ha sido en los cuarteles generales de la liga, en la Quinta Avenida, de donde han salido más de 20.000 dólares hacia su candidatura repartidos en una decena de donaciones. De todas ellas, cabe destacar la del comisionado David Stern (5.000) y la de su asistente y sucesor Adam Silver (4.500). Parece que el baloncesto, al menos desde sus organismos más oficiales, se ha empeñado en devolver al candidato demócrata parte del amor profesado a este deporte en su juventud. En aquellos días en los que, gracias a su tiro en suspensión, se ganó el sobrenombre de Barack 'O'Bomber'.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad