La última explosión de 'la bomba' Navarro

stop

El escolta internacional, con 24 puntos, lidera el triunfo azulgrana un día antes de cumplir 15 años como jugador del primer equipo

Lluís Regàs

Navarro saluda a la afición del Palau durante el tributo improvisado que le ofreció, minutos más tarde se realizó el homenaje oficial | EFE
Navarro saluda a la afición del Palau durante el tributo improvisado que le ofreció, minutos más tarde se realizó el homenaje oficial | EFE

22 de noviembre de 2012 (23:16 CET)

Juan Carlos Navarro, probablemente el mejor jugador de la historia del Barça, tuvo el mejor homenaje. Un día antes de que se cumplieran 15 años de su debut con el primer equipo azulgrana, recibió todo el cariño del Palau y lideró otro triunfo barcelonista en la Euroliga. Con 24 puntos (5 de 6 en tiros de dos, 3 de 6 en triples y 5 de 6 en tiros libres) y 24 de valoración, el escolta internacional completó otra actuación memorable ante el Lietuvos Rytas (90-66). "Estoy muy contento; ha salido todo bien", comentó Navarro tras el partido.

La bomba Navarro ya no es aquel chaval imberbe que jugó su primer partido ante el Granada. En noviembre de 1997, Juan Montes era el técnico de un Barça que contaba con Djordjevic y Dueñas como jugadores más emblemáticos. En su estreno oficial, el escolta anotó 10 puntos en 10 minutos, exhibiendo todo su desparpajo y conectando rápidamente con la afición azulgrana. Aquel 23 de noviembre comenzaba un largo idilio de Navarro con todos los estamentos del club.

La mejor garantía

Una década y media después, Navarro es el capitán del Barça. También es su jugador más carismático. Ya no tiene la misma chispa que en sus inicios, pero es tremendamente listo y hábil en una pista. En los últimos meses, no obstante, ha sufrido mucho por sus molestias en la espalda y por una fascitis plantar. Hoy parece recuperado de sus dolencias y sigue sumando puntos y más puntos. Él es la mejor garantía para Xavi Pascual.

Este jueves, Navarro acaparó todo el protagonismo del Barça-Lyetuvos. Su equipo, el único invicto en la Euroliga, encadenó su séptimo triunfo tras un duelo con dos caras antagónicas. Tras una primera parte anodina, sin tensión y demasiado frágil en defensa (42-45), el equipo se transformó en una máquina tras el descanso. Mucho más intenso, sólo encajó 21 puntos en 20 minutos y el equipo se gustó en ataque, con mates de Jawai y Rabaseda, y, sobre todo, con el último festival de Navarro, que no escatimó sus letales bombas a sus devotos seguidores.

Dos Euroligas

Tomic (17 puntos) y Mickeal (15) fueron los mejores aliados de Narrarro, el único jugador que puede presumir de haber ganado dos Euroligas con el Barça. Él, que también ha ganado siete Ligas ACB y cinco Copas, entre otros títulos, todavía es la estrella que más brilla en el Barça. Su leyenda se va agrandando día a día. Exhibición tras exhibición.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad