La UEFA expedienta a Serbia y Albania por la violenta suspensión del partido

stop

El altercado en el fútbol desemboca en tensiones entre la diplomacia internacional

Aficionados albaneses ondean banderas nacionales tras el partido contra Serbia| EFE

15 de octubre de 2014 (18:28 CET)

De acto vandálico a conflicto internacional. No solo las aficiones de Albania y Serbia se enfrentaron con violencia en el partido clasificatorio para la Eurocopa 2016; el cuerpo diplomático también ha añadido leña al fuego. La UEFA ya ha abierto expediente a las federaciones por los altercados violentos que ambos protagonizaron y estudia las sanciones.

A la espera de los informes de sendas selecciones, el máximo órgano del fútbol europeo quiere contrastar sendas versiones de los hechos. El incidente comenzó cuando un helicóptero teledirigido a atravesó el estadio del Partizan en Belgrado con la bandera de la llamada 'Gran Albania'. La aparición del dron desató el caos en las gradas y en el césped, con lanzamientos de objetos y peleas entre jugadores y aficionados. Era el minuto 42 y la UEFA suspendió el partido.

El círculo del primer ministro, sospechoso

El hermano del primer ministro ha sido detenido como principal sospechoso. Olsi Rama ha sido acusado de teledirigir el helicóptero desde la tribuna donde contemplaba el juego. El presunto instigador de los altercados negó estar involucrado. Sin embargo, al llegar al aeropuerto de Tirana, Rama fue vitoreado por miles de hinchas con la cara pintada de rojo y negro, los colores de la bandera albana.

"El fútbol nunca debería ser usado para mensajes políticos", ha declarado el presidente de la FIFA Joseph Blatter y ha condenado el suceso. Más allá del fútbol, la Unión Europea ha declarado sentirse decepcionada. "La política no debería estar guiada por provocaciones en un estadio", ha valorado el portavoz del servicio diplomático de la UE, Maja Kocijancic.

Fiebre nacionalista

El dron ha abierto una herida con 15 años de antigüedad pero aún sin cicatrizar. El encuentro había sido declarado 'de alto riesgo' por la UEFA, pero lo sucedido superó las precauciones de seguridad. "Es una provocación política", ha calificado el ministro serbio de Asuntos Exteriores.

Las tensiones han aumentado desde que Bruselas ha confirmado a Albania como candidata a convertirse en estado miembro de la Unión Europea. El movimiento nacionalista de Albania ha recobrado fuerzas en los últimos tiempos. Los extremistas albanos cuentan ahora con con representación política para dar voz a sus reivindicaciones: la adhesión de zonas de Grecia, Macedonia, Montenegro y Serbia.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad