La tesorera del Barça también qu­­­eda afectada por sospechas de corrupción

stop

Susana Monje, propietaria de la constructora Essentium, obtuvo concesiones millonarias en Venezuela gracias al pago de grandes comisiones

Susana Monje asumirá la vicepresidencia económica del Barça si Bartomeu gana las elecciones

22 de marzo de 2015 (12:40 CET)

La caída de Banca Privada de Andorra (BPA) y de su filial española Banco Madrid ha salpicado al Barça por dos vías. La primera es que el vicepresidente de la Fundación FC Barcelona, Ramon Cierco, es el principal accionista (junto a su hermano Higini) de las dos entidades financieras intervenidas por prácticas de presunto blanqueo de capitales. La segunda tiene que ver con otra integrante de la junta directiva de la entidad, su tesorera Susana Monje, dueña del holding de empresas Essentium.

Una investigación policial que ha visto la luz de manera reciente relaciona a la empresa de los Monje con altos cargos del gobierno de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, que son los mismos que habrían recibido fondos opacos a través de Banco Madrid.

Suculentos contratos

En ese informe policial, según adelanta El Confidencial, los investigadores se habrían centrado en las relaciones que la empresa de los Monje mantuvo con la familia del ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol.

Una buena parte del crecimiento de Essentium procede, de acuerdo con las investigaciones policiales, de los contratos que la tesorera del Barça obtuvo en Venezuela del Ejecutivo de Chávez para financiar proyectos energéticos y sociales con fondos obtenidos de la venta de petróleo y sin ser sometidos a control alguno en el país americano.

Uso de paraísos fiscales para hacer pagos

De acuerdo con la investigación, la empresa de la directiva blaugrana habría realizado después importantes transferencias con destino a cuentas bancarias situadas en varios paraísos fiscales.

La junta directiva que tendrá lugar mañana en las oficinas del Barça tendrá, pues, dos elementos de interés especial. Por un lado, las secuelas del clásico que enfrenta el domingo a Barça y Real Madrid. De otro, qué hará Ramon Cierco con los cargos que mantiene al frente del club (en la Fundación y como responsable del fútbol formativo) después de que sus bancos hayan sido intervenidos y se le esté desposeyendo de la propiedad de manera fulgurante. En ese paquete también se situará Susana Monje, que deberá explicarse sobre las informaciones que le sitúan en negocios de dudosa reputación a la vez que ejerce como tesorera y responsable de las cuentas del club.

¿Excusas de mal pagador?

"Me atrevo a anticipar que volveremos a escuchar la excusa manida de que es un ataque en regla contra el club. Hay muchas víctimas entre mis compañeros de la junta que explotan ese filón para justificar actuaciones injustificables", asegura uno de los miembros de la cúpula de la entidad consultados por este diario.

En cualquier caso, Cierco y Monje, de los que no se tiene certeza de que asistan a la junta directiva, deberán referirse a sus respectivas situaciones para evitar que el problema reputacional que afecta al club pueda extenderse aún más allá de los juzgados.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad