La sexta Copa Davis todavía tendrá que esperar

stop

Almagro pierde ante Stepanek en el quinto y definitivo duelo y no culmina la remontada española tras la victoria de Ferrer contra Berdych

El tenista murciano Nicolás Almagro / EFE

18 de noviembre de 2012 (15:55 CET)

La sexta Copa Davis tendrá que esperar. Al final, no hubo milagro español en Praga a pesar de la victoria de David Ferrer ante Tomas Berdych en el primer partido de la última jornada. En el último y decisivo duelo, Nicolás Almagro perdió ante Radek Stepanek por 6-4, 7-6 (0), 3-6 y 6-3 después de tres horas y 51 minutos.

Almagro, un jugador con mucha clase pero poco carácter, no pudo con un Stepanek sublime. El número dos checo, nuevo ídolo local, jugó un partido muy meritorio. Más fuerte mentalmente que el tenista murciano, ganó el duelo más importante de su vida y dio la primera Davis a la República Checa (Checoslavoquia había ganado la Davis en 1980 antes de la separación de Eslovaquia, con Ivan Lendl como gran estrella).

Más deseo que Almagro

Stepanek, de 34 años, no acusó el desgaste físico del partido de dobles. Tuvo más deseo que Almagro y basó su victoria en un buen servicio y un revés letal. Además, supo jugar mejor en los momentos delicados del partido. Por ejemplo, en el segundo set. Con 2-4 en contra, Stepanek castigó la falta de competitividad del español y ganó la segunda manga en el tie-break. Después perdió el tercero, pero apenas se inmutó. Parecía tocado, pero nada más lejos de la realidad. En el cuarto set, le bastó con romperle el servicio a Almagro en el segundo juego para encarrilar la victoria checa.

Antes,  David Ferrer, número uno del equipo español, había ganado a Tomas Berdych, número uno checo, por 6-2, 6-3 y 7-5 en dos horas y 24 minutos. Con un juego muy completo, el tenista de Jávera superó con autoridad a la estrella checa y cerró su mejor temporada profesional.

Ausencia de Nadal

Ferrer, número cinco del mundo, ganó los dos partidos de la final, pero su autoridad no fue refrendada por sus compañeros. La derrota de Granollers y López en dobles y, sobre todo, la endeblez de Almagro impidieron que España agrandara su palmarés en la Copa Davis en un año muy complicado por la lesión de Rafael Nadal, el auténtico líder de la armada invencible. Con todo en contra, España, la mejor selección del siglo XXI, resistió hasta el final. Que no es poco.

"Stepenak ha jugado agresivo y yo no me he encontrado cómodo con la derecho. Ha sido un justo vencedor y a mi me toca aprender para futuras ediciones", manifestó Almagro tras su derrota ante el número dos checo. "No hemos podido ganar o no hemos sabido. Ellos han jugado mejor el quinto partido. No estoy de acuerdo que éste fuera un año de transición, porque tenemos equipo para intentar ganar cada año", deslizó Àlex Corretja, capitán del equipo español.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad