La selección de fútbol sala alcanza las semifinales del Mundial

stop

El combinado español sufrió para derrotar a una Rusia muy peleona y se jugará una plaza para la final con Italia

Torras celebra un gol del combinado español de fútbol sala | EFE

14 de noviembre de 2012 (17:21 CET)

La selección española de fútbol sala ya está en semifinales. El combinado de José Venancio López se clasificó este miércoles con brillantez y sufrimiento para la fase final del Mundial que se está disputando en Tailandia tras derrotar a Rusia por 3-2 en Bangkok. Su próximo rival será Italia.

Fue un choque con dos partes diferenciadas y donde los españoles sacaron a relucir la experiencia y calidad que le da el ser bicampeona mundial y hexacampeona continental.

Inicio demoledor y sufrimiento final

España se amparó en su magnífica primera parte. Siguiendo los 'ejemplos' de Brasil e Italia se abonó a remontar, aunque tan sólo recibió un tanto en contra, y luego apabulló a su rival, al que minimizó en el primer acto, endosándole tres tantos cuando no había recibido ninguno en los anteriores 160 minutos.

En cambio, luego tocó sufrir mucho. Su rival apretó el choque y el marcador, encerró a los españoles, que aguantaron en pie gracias sobre todo a la aparición de Juanjo, que se consagró en un partido de nivel y permitió el pase a las semifinales de este viernes por quinta ocasión consecutiva, donde espera otro rival con mucho empaque, Italia.

Crónica extensa

La doble campeona del mundo demostró estar acostumbrada a todas las situaciones y por eso acumula siete años invicta. Así, las cosas no comenzaron bien porque Rusia abrió el marcador con poco más de un minuto de partido tras pillar desprevenida a la defensa en un corner. Su solidez defensiva se presentaba como un obstáculo de magnitud para los de José Venancio López, pero estos encontraron el empate en una combinación con Fernandao, ausente en la final de Zagreb y 'arma' para desequilibrar atrás a la subcampeona continental.

La selección encontró al pivote azulgrana que repartió para la llegada de sus compañeros. El último en recibir fue Carlos Ortiz, que tuvo el 'inesperado' honor de acabar con la imbatibilidad de Gustavo. A partir de ahí, Juanjo vivió con cierta tranquilidad, con España recetando su medicina defensiva a su rival.

Impulsados por la frescura de Aicardo, el trabajo de Ortiz y el recurso de Fernandao, Rusia se vio seriamente en apuros y sólo su ágil portero evitó que el segundo tanto llegase antes de que el pivote azulgrana culminase un buen pase del jugador gaditano. Los rusos se resquebrajaron, pero sólo fueron castigados por el psicológico tanto de Sergio Lozano al filo del descanso y que confirmaba la superioridad española.

Reacción rusa

Juanjo había pasado unos primeros 20 minutos relativamente tranquilos, pero su calma acabó en la reanudación. El portero murciano se convirtió en clave para frenar los numerosos ataques de Rusia, con paradas de mérito, que evitaron que el encuentro se apretase demasiado pronto.

Los de Sergey Skorovich salieron impetuosos y apoyados en el talento de sus brasileños se hicieron con el mando del balón, acertando a controlar al combinado español, que vio con menos asiduidad la portería de Gustavo, y prácticamente le quedó la contra y la búsqueda de Fernandao como mejores recursos.

A falta de siete minutos, Rusia apostó por el 'portero-jugador' y tuvo la fortuna de sacarle partido muy pronto, con el tanto en propia meta de Alemao, que abrió un nuevo encuentro con mucho tiempo y con los rusos nuevamente creyendo posible la igualada. Los árbitros anularon con polémica un gol a Torras y los rusos se volcaron con todo en busca de que la diosa Fortuna les devolviese lo que les quitó hace nueve meses, pero Juanjo se encargó de confirmar otra amarga derrota a los subcampeones continentales.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad