La selección catalana pierde apoyo popular

stop

La FCF, que pagó 763.000 euros a Argentina en 2009, invierte cuatro veces menos ante Nigeria tras reducirse a la mitad el número de fieles desde 1998

Imagen de las gradas de Cornellà-El Prat durante el partido entre Catalunya y Nigeria / EFE

03 de enero de 2013 (19:05 CET)

La selección catalana de fútbol cotiza a la baja. En los últimos años ha menguado la asistencia a los partidos; también los gastos y los ingresos. Catalunya ya no se enfrenta a grandes potencias como Brasil y Argentina ni llena el Camp Nou o el Estadi Olímpic Lluís Companys. El miércoles, ante Nigeria, sólo 27.234 aficionados, según la Federació Catalana de Fútbol (FCF), acudieron al campo de Cornellà-El Prat en la despedida de Johan Cruyff como seleccionador.

Cruyff debutó con la selección catalana el 22 de diciembre de 2009 ante un rival de prestigio: Argentina. La FCF esperaba llenar el Camp Nou, pero sólo 53.000 espectadores presenciaron un partido que concluyó con victoria catalana por 4-2. Entonces, la FCF, presidida por Jordi Casals, pagó unos 763.000 euros (un millón de dólares) a la AFA (Asociación del Fútbol Argentino).

Tres años después, el Catalunya-Nigeria (1-1) tuvo unas cifras mucho más modestas: la mitad de espectadores y un notable descenso de la recaudación total (TV3, taquilla y publicidad), no facilitada todavía por la FCF. El coste también ha sido muy inferior. La selección de Nigeria percibirá unos 200.000 euros por un amistoso de perfil bajo que sí tuvo una buena audiencia televisiva por TV3: 441.000 espectadores y una cuota de pantalla del 19,4%.

54.000 espectadores ante el mismo rival

Catalunya ya se enfrentó a Nigeria (5-0) el 22 de diciembre de 1998. Entonces, la selección que dirigía 'Pichi' Alonso llenó el Estadi Olímpic Lluís Companys con 54.000 espectadores. Aquel día se quemaron varias banderas españolas y se lanzaron varias bengalas. Mucho más festivo fue el partido con un mayor impacto internacional de la selección catalana, que en mayo de 2002 se enfrentó a Brasil (1-3) un mes antes del Mundial de Corea y Japón. El Camp Nou acogió a 98.000 espectadores, récord de asistencia del combinado catalán.

Dos años después, Catalunya se enfrentó otra vez a Brasil. Ese día la asistencia fue sensiblemente inferior, unos 75.000 aficionados, iniciándose el declive de una selección que no puede competir en torneos oficiales. Hace un año, en diciembre de 2011, el Catalunya-Túnez fue presenciado en directo por 36.500 espectadores, 9.266 más que ante Nigeria.

Despolitización por parte de la FCF


El descenso de aficionados se ha visualizado casi cuatro meses después de que un millón y medio de personas se manifestara en Barcelona a favor de la independencia de Catalunya. Su promoción ha sido mínima por parte de la FCF, totalmente entregada a la Real Federación Española de Fútbol desde que su presidente, Ángel María Villar, asumió una deuda de 1,5 millones de euros por la mutualidad de los futbolistas catalanes. Andreu Subies, presidente de la FCF, ni tan siquiera se ha posicionado activamente a favor de la oficialidad de la selección catalana.

En estas navidades, sólo Catalunya y Euskadi han competido ante selecciones extranjeras (Nigeria y Bolivia, respectivamente), un escenario inesperado en 2005, cuando siete Comunidades Autonómicas (Galicia, Murcia, Navarra, Euskadi, Andalucia, Valencia y Catalunya) estuvieron representadas por sus respectivas selecciones.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad