La rotura de cristales de la Masía se debe a un montaje deficiente

stop

Los peritos aportados por el Barça en el juicio con MCM apuntan al fallo estructural, supuesto que descarta el testimonio de la empresa

El Barça copia a Florentino Pérez: el fichaje de 17 años a punto de cerrar

04 de marzo de 2015 (16:34 CET)

La Masía, la residencia de deportistas del FC Barcelona, ha registrado cinco roturas de cristales de 1,05m x 1,05m en tres años (agosto de 2012 – septiembre de 2014). Los peritos de la institución han determinado que la causa de las deficiencias es un mal montaje de la estructura adicional instalada por MCM para explotar comercialmente la fachada del edificio. Así lo han hecho constar en la tercera jornada del juicio entre las dos partes, aunque el testimonio de la empresa que preside Antonio García Valdecasas descarta tal supuesto.

El catedrático de estructura Agustí Obiol, y el arquitecto y proyectista de la Masía original, Josep Llobet, han coincidido en la valoración de las deficiencias de la instalación. En la opinión de los testimonios periciales aportados por el Barça, la rotura de los vidrios se produce por la ausencia de unas piezas que amortiguan la dilatación de los cristales y el movimiento producido por el viento. La misma explicación ofreció en la jornada previa Enric Aguilera, responsable de la oficina técnica y área de patrimonio del club. Todas los desperfectos corresponden a la parte orientada al sur.

El responsable técnico y arquitecto propuesto por la parte demandante, Xavier Ferrés, ha argumentado que la rotura se produce por el sulfuro de níquel, un componente de estos cristales que reacciona de modo distinto en procesos de dilatación térmica. Los testimonios del club niegan este supuesto totalmente. El perito de MCM, finalmente, ha destacado que el montaje de la capa de leds, que debe ser la capa final sobre la que aparecen los anunciantes, llevaría seis semanas. Pero no hay proyecto concreto todavía, a pesar de que el contrato de MCM con la entidad azulgrana está vigente desde 2010.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad