La RFEF crea una cláusula antifraude contra los clubes refundados

stop

El máximo organismo pone coto a la corrupción desde el punto de vista deportivo y federativo

Logotipo de la RFEF

29 de mayo de 2013 (00:43 CET)

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) ha creado una cláusula antifraude para evitar la proliferación de clubes endeudados que cambian de nombre para no pagar las obligaciones y mantenerse en la misma categoría. Las entidades que quiebren y se refunden deberán abonar las deudas federativas que contrajeron con la denominación anterior, a partir del 1 de julio. Así lo refleja la normativa para la temporada 2013-14, publicada por la RFEF. El máximo organismo del fútbol nacional quiere poner coto a los morosos y a los tramposos fiscales.

Son varios los clubes que se han refundado, ahogados por las deudas, en los últimos años sin tener que abonarlas por la situación de quiebra. La RFEF anuncia, ahora, que "cuando un club desaparezca o deje de competir sin liquidar las deudas, la obligación de pago recaerá sobre el club de nueva creación que comparta alguna de las siguientes circunstancias". La denominación será lo de menos.

Ningún parecido

La nueva sociedad deberá hacerse cargo de los impagos federativos y de los salarios de jugadores, entrenadores y ayudantes del club desaparecido en los siguientes casos: que "dispute partidos en el mismo campo o terreno de juego, disponga del mismo domicilio social, que utilice un escudo similar y que utilice una equipación de juego igual o similar".

Los fundadores o directivos del nuevo club tampoco podrán haberlo sido del desaparecido, ni las entidades podrán compartir la misma estructura deportiva de base. "En general, cualquier indicio que induzca a la confusión entre ambos clubes y cuando exista similitud o identidad objetiva y subjetiva entre los dos", según el apartado tercero del artículo 104. Nada ocurrirá si llega un tercero, compra la plaza vacante del equipo desaparecido y lo refunda en otro lugar.

El Burgos y el Lleida

Con el nuevo Reglamento, aprobado por la Comisión Delegada de la RFEF el 18 de febrero de 2013 y ratificado por la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes el 26 de abril, se pretende evitar casos como los del Burgos y el Lleida, más reciente, entre otros. Ahogados por las deudas, decidieron cambiar de denominación para empezar de cero la nueva andadura en la misma categoría, después de adquirir los derechos federativos vacantes de sus antecesores, según explica un abogado especializado en derecho deportivo a Diario Gol.

Además del artículo 104, los preceptos modificados son los artículos 17, 42, 97, 124, 133, 148, 155, 159, 193, 194, 215, 216, 243, 244, y la inclusión de la nueva Disposición Adicional Tercera al Libro Segundo del Reglamento General.

CONSULTE EL REGLAMENTO GENERAL DE LA RFEF PARA LA TEMPORADA 2013-14

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad