La rescisión del contrato de Pochettino le costará 1,7 millones de euros al Espanyol

stop

El entrenador perdona la ficha de la próximo curso, de 2,2 millones, una resolución asumida también por Ramon Planes, que abandona como director deportivo

Mauricio Pochettino saluda a Ramon Planes, en presencia de Joan Collet | EFE

26 de noviembre de 2012 (22:19 CET)

La rescisión del contrato de Mauricio Pochettino le costará 1,7 millones de euros al Espanyol tras el acuerdo alcanzado entre el presidente del club, Joan Collet, y el técnico argentino. Pochettino ha renunciado a la ficha de la temporada 2013-2014, que ascendía a 2,2 millones de euros, y sólo percibirá las cantidades pactadas para el actual curso.

"Soy un hombre de palabra y ya dije que mi contrato no sería un problema. Los hechos dicen más que las palabras y hemos rescindido mi último año de vinculación con el club. Sólo [cobraré] este año", dijo este lunes Mauricio Pochettino en la rueda de prensa de despedida que el club y el técnico convocaron en Cornellà-El Prat. Un acuerdo parecido ha alcanzado Collet con Ramon Planes, director deportivo que también se desvinculó del Espanyol. Planes cobrará el sueldo del actual ejercicio tras renunciar al de la próxima temporada.

Despedida con elegancia

Collet, Pochettino y Planes comparecieron ante los medios de comunicación. Les acompañaron algunos jugadores del Espanyol, como Verdú, Forlín, Javi López y Raúl García, y el segundo entrenador, Toni Jiménez, que también abandona su cargo. El presidente blanquiazul, en su intervención, habló de "una rescisión de contrato firmada de mútuo acuerdo", reiterando que Pochettino no había sido destituido. "No ha sido una decisión fácil", recalcó Collet, quien calificó al argentino de "mito" para el espanyolismo.

Pochettino, muy emocionado, se despidió con elegancia. Sin reproches hacia el club ni la afición, y proclamando su militancia espanyolista. Sólo se mostró incómdo cuando al presidente le preguntaron por su posible sustituto y amagó con abandonar la sala, siendo retenido por Collet. "Los lazos que me unen a este club son muy importantes. En el Espanyol me formé como jugador y el club también me ha visto nacer como entrenador", manifestó Pochettino, quien no pudo contener las lágrimas en algún pasaje de su intervención.

'Años de estrés y desgaste'

"La emoción es fuerte porque es difícil vivir las mismas cosas en otros clubes. Los entrenadores siempre tienen fecha de caducidad cuando empiezan un proyecto, porque así es la ley del fútbol. La decisión ha sido tomada desde la responsabilidad", recalcó el técnico argentino. "Han sido cuatro años de estrés y desgaste. Si un técnico vecino [Guardiola] dijo que se había vaciado, imaginaros cómo puedo sentirme yo sin éxitos ni buenos resultados", añadió.

Pochettino inició su ciclo como entrenador del Espanyol en enero de 2009 en una situación crítica para el equipo, que finalmente eludió el descenso. Las siguientes dos temporadas fueron bastante plácidas para el Espanyol, más próximo a las plazas europeas que a la zona baja de la clasificación. El pasado ejercicio, no obstante, concluyó con malas sensaciones, agravadas por el mal inicio del curso actual. En los últimos dos partidos disputados en Cornellà-El Prat, la afición culpó al técnico de los malos resultados (último clasificado, con nueve puntos en 13 jornadas) y pidió su dimisión. Muchos cuestionaron el trato dispensado por Pochettino a Tamudo, Luis García, Kameni y Javi Márquez. Tal vez por ello, el argentino abogó por "recuperar la unidad de 2009" y envió un mensaje de esperanza: "No tengo ninguna duda de que el equipo va a tirar hacia adelante porque hay calidad".

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad