La quiniela de la Liga ACB, una nueva fuente de ingresos para los clubes

stop

Las apuestas se realizarán 'on line' y el precio del boleto oscilará entre los 0,4 euros y un euro

Eduardo Losilla y Albert Agustí | ACB

28 de junio de 2013 (00:13 CET)

La Liga ACB dispondrá de su quiniela oficial por primera vez. La competición ha llegado a un acuerdo con el operador de juego on line Suertia para lanzar el Quinibasket a partir de la próxima temporada (2013-14). La empresa se convierte en suministrador oficial de la ACB, que obtendrá un retorno económico. La presentación se escenificará en septiembre.

La liga de baloncesto espera que la iniciativa se convierta en un aliciente adicional para los aficionados, informó este jueves. Será, además, una nueva fuente de ingresos para los clubes, ahogados por las deudas y la falta de recursos. La negociación se ha cuajado "durante algunos meses", como asegura una fuente de Suertia a Diario Gol.

Apuestas 'on line'

"El CEO de Suertia es Eduardo Losilla, una eminencia del mundo de las quinielas en España", coinciden desde la compañía y desde la ACB. Su presencia "ofrece las máximas garantías a los consumidores", indicó el Director Ejecutivo de la Liga, Albert Agustí. El mismo Agustí añadió que "las quinielas siguen siendo un tipo de apuesta entrañable en la que un acertante puede ganar un premio muy importante con una inversión muy pequeña".

El primer boleto del Quinibasket se jugará en octubre, con el inicio de la competición. Los participantes podrán tentar a la suerte cada jornada de "la fase regular y la fase final", apostilla la misma fuente.

Las apuestas solamente se realizarán on line y tendrán un precio aproximado que oscila entre los 0,4 euros y un euro. Las características del boleto, las opciones de juego y la estimación del bote se presentarán en septiembre. Suertia ultima la gran novedad del baloncesto de la campaña 2013-14.

Intentos fallidos

El primer intento de quiniela baloncestística llegó en la década de 1970. El proyecto no obtuvo los permisos para repartir los premios en metálico y derivó en un concurso en el que los ganadores recibían electrodomésticos.

El proyecto se reanudó en 1985, pero quedó parado por las dificultades técnicas y de inversión del organismo responsable de la gestión. Tampoco superó los trámites administrativos la idea de 2004, algo que sí se ha logrado con la Ley 13/2011 de regulación del juego.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad