La querella de DIS se sustenta en un contrato firmado por Rosell y Bartomeu

Fuentes conocedoras del proceso aseguran que el Barça se comprometió a pagar el 50% de las reclamaciones judiciales futuras que recibiese el Santos

Fotografía: La querella de DIS se sustenta en un contrato firmado por Rosell y Bartomeu
Fotografía: La querella de DIS se sustenta en un contrato firmado por Rosell y Bartomeu

La Audiencia Nacional avivó la llama del caso Neymar este miércoles al admitir a trámite una querella del fondo inversor DIS contra el Barça, Sandro Rosell, Josep María Bartomeu, Neymar Júnior, su padre Neymar da Silva y el Santos. Aunque sorprende la admisión a trámite de la querella, toda vez que había sido rechazada con anterioridad, hay indicios de que DIS pudiera tener razón en una pequeña parte del fondo del asunto, según explican fuentes conocedoras del caso a Diario Gol.

Al parecer, la querella del grupo DIS se sustenta en un supuesto anexo contractual que Rosell y Bartomeu firmaron con el Santos el 31 de mayo de 2013, cuando cerraron la operación Neymar. En el citado documento, el Barça asume el compromiso de pagar el 50% de los daños y perjuicios que se produjesen si el Santos era demandado judicialmente por alguna de las partes con derechos económicos sobre Neymar y perdía el juicio.

Aunque esta situación todavía no se ha dado, de tener realmente validez este documento –DIS lo presenta como prueba en su escrito de querella ante la Audiencia– el Barça podría verse en un problema. DIS reclama 40 millones al Santos. Si la causa prospera, el Barça podría tener que pagar 20 millones. Las fuentes consultadas por este diario aseguran que «el contrato existe y está firmado tanto por Barto como por Rosell». Fuentes del club, en cambio, alegan desconocimiento.

El Barça sostiene que no hay simulación

DIS tenía el 40% de los derechos de Neymar y cobró en proporción de los 17,1 millones que recibió el Santos en concepto de traspaso. Es decir, DIS percibió 6,8 millones por la venta del jugador. Sin embargo, su descontento fue sonado por dos motivos: 40 millones fueron directamente a parar a manos de la empresa del padre de Neymar, N&N, y el Santos se lucró con otros 7,9 millones por derechos preferenciales de tres jugadores que el club no ha ejecutado.

DIS alega que esta operación fue un contrato simulado, pero el Barça se defiende y asegura que no es así. El club intentó fichar a uno de los tres jugadores, Gaby Gol, pero se topó con una cláusula de rescisión de 50 millones de euros. El Chelsea tantea ahora el fichaje del delantero brasileño.

El otro aspecto donde DIS alega simulación es en el contrato para disputar dos partidos amistosos. Uno en Barcelona, que se jugó en 2013 durante el Gamper. El otro, en Brasil, que no se ha jugado. En caso de incumplimiento, el club debería pagar 4,5 millones al Santos.

¿Por qué DIS tiene el anexo contractual?

A pesar de esto, las fuentes jurídicas consultadas por Diario Gol afirman que «es complicado entender que la Audiencia acepte a trámite esta querella». «Por un lado, parece una cuestión de despecho del Fiscal José Perals, que no ha digerido el traslado del caso a Barcelona. Por el otro, a quién tiene que demandar DIS es al Santos y ello debería dirimirse en Brasil. En caso de ganar allí, es el Santos quien podría plantearse reclamar dinero al Barça en base al citado contrato», analizan.

La pregunta es: ¿Por qué DIS tiene el anexo del contrato del fichaje de Neymar firmado entre el Barça y el Santos? La respuesta parece clara: cuando se firmó, en el Santos gobernaba una directiva distinta a la actual. Esta última no mantiene buenas relaciones ni con Neymar ni con el Barça y, al parecer, sí que se entiende con el grupo DIS.