La oposición a Bartomeu toma posiciones electorales en plena crisis del Barça

stop

Laporta, Benedito, Freixa y Font aspiran a desbancar al actual presidente azulgrana, que quiere prorrogar su mandato

Arriba: Bartomeu, Laporta y Benedito; Abajo: Freixa y Font

04 de noviembre de 2014 (23:45 CET)

El FC Barcelona vive momentos convulsos. El recurso que ha presentado Josep Maria Bartomeu, presidente del club, contra la sentencia sobre la acción de responsabilidad social y las dos derrotas consecutivas del equipo de Luis Enrique han activado a la oposición, que se prepara para la próxima cita electoral en plena crisis deportiva del Barça.

Bartomeu necesita nuevos estímulos. A un año y medio para la celebración de nuevas elecciones, si no se adelanta la fecha de los comicios, el presidente del Barça confía ahora en una resolución favorable del TAS tras el recurso presentado contra la sanción que impide al club fichar hasta enero de 2016 por incumplir las normas de la FIFA respecto al fichaje de menores. Su popularidad ha caído en las últimas semanas.

A la espera de Guardiola

Joan Laporta, expresidente del Barça, aprovechó la sentencia del juzgado de primera instancia número 39 de Barcelona para insinuar otra vez que presentará una candidatura. El abogado barcelonés ni confirma ni desmiente, pero mueve los hilos para tener un equipo ganador. Cuenta con la complicidad de antiguos directivos, aunque se ha distanciado de otros, y espera contar con el compromiso de Josep Guardiola. El técnico de Santpedor tiene contrato con el Bayern hasta 2016 y no desea un adelanto electoral. El apoyo de Johan Cruyff está garantizado, pero el holandés no tiene ahora el mismo carisma que Guardiola.

Agustí Benedito, el segundo candidato más votado en las últimas elecciones, simboliza la tercera vía. Antiguo compañero de Laporta, se desmarcó del expresidente cuando supo del acuerdo de éste con Uzbekistán. Benedito ya anunció en junio de 2010 que optaría a la presidencia del Barça en los siguientes comicios y, desde entonces, ha limitado sus comparecencias públicas. Crítico con la gestión del expresidente Rosell (2010-2014) y de Bartomeu, reunió a 350 colaboradores en una cena que se celebró el pasado octubre. Desde hace cuatro años ha mantenido muchos encuentros con socios y peñistas. En una semana tendrá los resultados de una encuesta que activó el pasado sábado con los socios del Barça.

Grietas en la actual junta

Bartomeu, el presidente no electo del Barça, también aspira a prolongar su obra entre 2016 y 2022. Espera que no se produzcan muchas grietas en su junta. Uno de los directivos que ha perdido protagonismo es Toni Freixa, el anterior portavoz de la junta directiva y exresponsable de los servicios jurídicos. Persona estrechamente vinculada a Rosell, discrepa abiertamente de la política deportiva que lidera Andoni Zubizarreta. En círculos privados ya ha comunicado que quiere ser presidente.

Menos conocido para el gran público es Víctor Font, el aspirante que contaría con el respaldo de los exvicepresidentes Ferran Soriano y Marc Ingla. Los tres coincidieron en Cluster Consulting, hoy Oliver Wyman, una consultoría especializada en el sector de las telecomunicaciones. Font es socio del diario nacionalista Ara.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad