La mujer de Tito Vilanova prohibió a Pep Guardiola que fuera al entierro

stop

El entrenador del Bayern no se desplazó a Barcelona porque la familia de su excompañero no quería verle

Tito Vilanova, Montse Chaure, Pep Guardiola y Cristina Serra

02 de junio de 2014 (11:12 CET)

Montse Chaure, la mujer de Tito Vilanova, prohibió a Pep Guardiola que acudiera a la ceremonia de despedida del exentrenador del FC Barcelona, según El Periódico de Catalunya.

El periodista Emilio Pérez de Rozas, en un extenso y emotivo reportaje sobre los últimos meses de Tito Vilanova, escribe en el último párrafo: "Guardiola, que ese mismo día provocó la presencia de reporteros en la Terminal de Aviación Corporativa de vuelos privados de El Prat en espera de su aterrizaje, no viajó a Barcelona, sabedor de que la familia de Tito y, muy especialmente, su esposa Montse, no querían verle. 'Esta tristeza me acompañará siempre', fue la contundente frase que Guardiola pronunció al día siguiente".

Guardiola y Vilanova dirigieron un año al Barça B y cuatro al primer equipo azulgrana (14 de 19 títulos). Tras la renuncia del primero, Tito relevó a su compañero. Guardiola dio el visto bueno al nombramiento de Vilanova. Sin embargo, a Pep le molestó que el club aprovechara su rueda de prensa de despedida para hacer oficial el nombramiento de Vilanova. A partir de entonces, la relación entre ambos técnicos se deterioró.

El encuentro de Nueva York

Guardiola y Vilanova coincidieron en Nueva York, ciudad en la que Pep residió durante un año y a la que Tito acudió para tratarse de su enfermedad. Guardiola sólo visitó un día a su compañero en el hospital. Aquel día hubo más reproches que palabras amables. Más tarde, la mujer de Tito se encaró con la de Pep en Central Park. Montse reprochó a Cristina Serra que su marido no fuera más sensible con la enfermedad de Tito.

En julio de 2013, Guardiola manifestó que si no visitó más veces a Tito en el hospital fuera porque éste no quiso. Vilanova respondió un día después, en la primera rueda de prensa de la pasada temporada. Días después recayó de su enfermedad y abandonó el Barça. Pasados unos meses, Guardiola y Vilanova se citaron en Barcelona para calmar tensiones. Montse, sin embargo, nunca más tuvo buena sintonía con Pep y Cristina.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad