La mejor versión de Benzema maltrata a un Athletic que sigue sin encontrarse

stop

El francés lideró la goleada de un Real Madrid que se resiste a perder de vista al Barça

Benzema fue el mejor madridista ante el Athletic

17 de noviembre de 2012 (23:55 CET)

El Real Madrid superó sin mayores problemas al Athletic Club en un Bernabéu que comenzó la noche pendiente de Cristiano, pero que acabó rendido a Karim Benzema. El ariete francés participó en tres de los cinco goles del equipo de José Mourinho, que respondió con contundencia al triunfo blaugrana ante el Zaragoza.

La noche se presentaba a priori como un nuevo plebiscito –y ya van unos cuantos- a Cristiano. El portugués, por encima del bien y del mal, había sorprendido horas antes con un feo gesto, tapando su escudo con una tirita blanca con su número. Un reflejo más de su personalidad egocéntrica y un nuevo síntoma de su distante relación con las altas esferas del club. Pero ante el Athletic habló el fútbol y Karim Benzema, hombre parco en palabras, se erigió en el ponente principal del contundente discurso de los de Mourinho, que volvieron a cosechar una nueva goleada en el Bernabéu.

Mourinho volvió a decantarse por un centro del campo de toque, con Modric y Özil como socios de Xabi Alonso en la medular, y Callejón como principal novedad por la banda, en detrimento de Di María. Bielsa, por su parte, compareció con un equipo de circunstancias. Pese a encadenar dos triunfos consecutivos en Liga, el Athletic Club visitaba Concha Espina con la moral tocada, después de su fracaso europeo, y numerosas bajas en el once titular. A los sancionados De Marcos y Ander Herrera se sumó la ausencia por lesión de Amorebieta y la suplencia, una vez más, de Fernando Llorente por decisión técnica. Pero ni con ésas, los 'leones' parecían dar su brazo a torcer y protagonizaron un arranque serio, que se desmoronó con la entrada en juego de Benzema.

Sentencia en media hora

Reaparecía el francés Benzema tras su lesión. Y solo tardó 12 minutos en hacer acto de presencia, peleando por un pase en profundidad de Modric, que entre él y Aurtenetxe enviaron al fondo de las mallas con un globo desde la frontal. Primer jarro de agua fría para un Athletic que se desconectó hasta poco antes del descanso. En ese tiempo, el Real Madrid se las ingenió para dejar prácticamente visto para sentencia el partido. Primero, con una acción de estrategia en una falta escorada a la derecha botada por Özil, y que Ramos cabeceó de forma magistral. Y a la media hora, con un nuevo tanto de Benzema, que esta vez sin la ayuda de nadie, subió el tercero al marcador.

La tímida reacción bilbaína llegó tarde. El 3 a 1, obra de Ibai, parecía hacer vislumbrar el milagro en la reanudación. Sin embargo, se convirtió en la motivación que necesitaban los de Mourinho para seguir satisfaciendo a los suyos. Özil, a servicio cómo no de Benzema, difuminó cualquier resquicio de remontada vasca. Y Khedira, minutos después de haber saltado al terreno de juego, cerró la cuenta para los blancos, que lejos de acusar los efectos del 'virus FIFA' dosificaron fuerzas con vistas a la vital visita del miércoles al Etihad Stadium.

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad